martes, 31 de enero de 2012

¿Por qué este blog?

Aunque esté todavía en los inicios de este blog, ello no impide que pueda dar mi opinión (muy personal) acerca de esta mi experiencia.

Todo empezó hace ya un tiempo cuando Primogénito decidió crear un blog cerrado (sí, habéis entendido bien, significa que solo los que él quisiera tenían acceso al mismo) en el que participábamos hermanos y cuñados. La cosa empezó muy bien y solíamos escribir a menudo. Después ya solo lo hacíamos Primogénito y yo y finalmente llegó un momento en el que yo era el único participante con alguna colaboración esporádica de mi hermano mayor. Ni un comentario. Al final me cansé, pero debo agradecerle a Primogénito, quien quizá inconscientemente -agarraos que viene una cursilería- sembró en mí esa inquietud por escribir.

Estaba claro, crearía mi propio blog y escribiría cuando me diera la gana. Ya solo faltaba buscar la temática de mi espacio. Tuve varias ideas:

- Un blog sobre Derecho: Deseché la idea de inmediato cuando me di cuenta de que no tengo ni idea sobre el tema, de que lo poco que puedo saber no creo que le interese a casi nadie y que resultaba un poco pretencioso creerse un gurú y dar mi opinión sobre determinadas materias.

- Un blog sobre las anécdotas vividas en el Turno de Oficio: Es verdad que algunas son increíbles (en el sentido estricto de la palabra) y que, por haberlas vivido en primera persona, puedo dar fe de su veracidad.


Además, tampoco son tantas las anécdotas como para poder escribir unas cuantas líneas con la asiduidad a la que acostumbro a hacerlo, ni todas son aptas para todos los públicos.

- Un blog sobre educación: ¿Educación? ¿Te crees tú que por tener 6 niños (que si no llega a ser por A. ni de eso eres capaz) eres ya una autoridad en la materia? Descartado.

- Un blog sobre cine: Aquí ya empezaba yo a delirar. Una cosa es que te guste "ver pelis" y otra muy distinta que puedas aportar algo interesante sobre el tema. 

Estaba claro que yo quería tener un blog, pero era incapaz de decidirme por una temática.

- Un blog sobre "cualquier cosa": Hombre, si tuviera la edad de Q. y razonara así, seguramente pediría urgentemente una tutoría, pero si a mi edad sigo así, la cita habría que solicitarla en el Departamento de Psiquiatría del Hospital más próximo.

- Un blog sobre el Sevilla FC: Sí, de veras, llegué a pensarlo.

- Un blog sobre mi familia: Tras superar las primeras dudas (¿a quién c... le importa tu familia?, ¿y ellos no deberían opinar al respecto?) me lancé a escribir de forma anónima. De hecho, no le dije nada a A. hasta la segunda o tercera entrada. Cuando las leyó y me dijo que le había gustado, decidí seguir con esto y ... ¡hasta hoy!

Los que hayáis seguido un poco este blog habréis podido comprobar que eso de que va sobre mi familia es en realidad una excusa para escribir sobre lo que me dé la gana. Y eso es lo mejor.

Este tiempo también me ha permitido sacar algunas conclusiones. Ahí van unas cuantas:

- Si omitimos temática deportiva y quizá política, existen muchas más blogueras que blogueros. Buena prueba de ello es este blog en el que 12 de sus seguidores son hombres, mientras que 19 son mujeres (ahora que lo escribo no parece tanta la diferencia). 


Bueno, podéis entrar en alguno de los blogs que sigo y veréis que existe una mayoría aplastante de seguidoras y comentaristas del género femenino y lo mismo con los blogs que esos mismos blogs siguen y así sucesivamente.


- Cuantas más visitas haces a otros blogs (con comentarios incluidos), más visitas recibes en el tuyo. Verdad de Pero Grullo, pero verdad al fin y al cabo.


- No hay tanto troll en la blogosfera como yo creía o -lo más seguro- este blog no interesa ni a los trolls.


- Es complicado querer llegar a mucha gente con un blog anónimo. No puedes usar las redes sociales para hacer publicidad del blog, por ejemplo, pero creo que compensa con la libertad que tienes a la hora de escribir (libertad relativa).


-Me estoy alargando demasiado y Sara M. está ya esperando la BSO de hoy. Advierto que no es de dibujos animados y que, aunque no sea muy conocida, tiene su gracia. Os dejo con la música de la película "Un paseo por las nubes" ("A walk in the clouds"), compuesta por Maurice Jarre, mientras que Keanu Reeves y Aitana Sánchez-Gijón protagonizan el filme.





lunes, 30 de enero de 2012

Uno que no es mono y otro que escribe cartas

Nuestros hijos se van haciendo mayores (ya sabéis, en el margen superior izquierdo de esta página hay un esquema con los "nombres" y edades de nuestros hijos) y sus gracias también van cambiando.

Ayer, sin ir más lejos, A. se fue con los tres hijos varones mayores a jugar a padel (yo no fui porque había sido convocado para jugar por la noche por unos amigos a los que les faltaba un jugador), M. estaba en casa de una amiga estudiando y yo me había quedado en casa con JP y S. Mientras veíamos la tele, JP y S. entraban y salían del salón sin prestar mucha atención al televisor. En una de sus entradas, JP me soltó, así de sopetón:

- "Papá, a partir de ahora no soy mono, soy sexy."

Y con la naturalidad con la que entró y me dio a conocer su nuevo estado , se fue. No fui capaz de reaccionar salvo contestar un "ahhhhh" porque, la verdad, me dejó bastante descolocado.

Este mismo fin de semana, hemos vivido la última de S. El sábado vino corriendo hacia mi diciéndome "Toma, una carta para ti". Era un papel doblado y cerrado con un trozo de cinta adhesiva (celo). La cogí y se quedó a mi lado impaciente para que la abriera. Al hacerlo solo había una palabra escrita: "P A P A". Puse cara de interesante, fruncí el ceño, carraspeé y empecé a leer en voz alta:

"Paterfamilias, 

Su hijo S. no se porta muy bien en clase y además hace tonterías ..."

Al llegar a este punto, miré de reojo a S. y la sonrisa que iluminaba su cara se había transformado en sorpresa y desconcierto. Antes de seguir, me interrumpió con un "Nooooo, solo pone P A P A"

Sé que eso solo me puede hacer gracia a mi. Sin embargo, la carta graciosa es la que recibió A. La historia es la misma, S. le entrega un papel doblado y pegado con celo mientras le dice "Té, una carta" ("Toma, una carta"). A. la abre y lee "M U A". "¿M U A?", pregunta A. y S. le contesta "Sí, muá", mientras lanza un beso al aire.

El tiempo que dedico a escribir entradas no es mucho (lo cual redunda en su calidad). Imaginaos por tanto mi empeño en la búsqueda de vídeos de las BSO, pero como ya he recibido un toque de atención, habrá que hacer un esfuerzo y buscar alguna que no venga subtitulada (y si lo hace, por lo menos que no sea en chino o japonés).

Como la entrada de hoy iba sobre niños, también lo hará la BSO. Así que aquí tenéis una que nuestra hija M. cantaba (a grito pelado) cuando tenía 2 años y que no es otra que uno de los temas -"Once upon in December"- de la película "Anastasia", de Dreamworks.




domingo, 29 de enero de 2012

El "pollo feliz"

Anoche estuvimos cenando en casa de unos amigos. Era un cena organizada por las mujeres que, cada no sé cuánto tiempo, quedan para cenar ellas solas. De vez en cuando deciden que esas cenas sean también con los maridos y allá que vamos.

Como en cualquier cena de amigos se habló de muchos temas (de la crisis también) y nos reímos con muchas de las anécdotas que unos y otros contaban. Sin embargo, hay que destacar la que nos contó Ch., la mujer de X. Lo que no le pase a ella, no le pasa a nadie.

Contaba que desde hace años pasan la Nochevieja con unas amigas y los maridos de éstas. Por lo visto, ya es una tradición que una de esas amigas cocine un pollo, un pollo de corral para más señas y, cada vez que lo hace dice "Hoy cenaremos pollo feliz". Nuestra amiga Ch. aceptó como si nada que ese nombre correspondía a una categoría de pollo. A pesar de ello, un año preguntó sobre el origen del "pollo feliz" y la otra le contó, pues eso, que no se trataba de un pollo hacinado en una nave industrial, sino de uno que ha sido criado en libertad, alimentándose de grano y otras delicatessen.

Uno de esos años, organizando una cena de Nochevieja, nuestra amiga Ch. se ofreció ser la encargada de comprar el pollo y le preguntó que dónde lo hacía. Cuando la otra le dijo el nombre del establecimiento en el que lo compraba, se fue para allá. Os podéis imaginar cómo estaba aquel lugar en los días previos a esa noche. Cuando le llegó su turno, ni corta ni perezosa dijo "Quiero un pollo feliz". La cara de la dependienta debía ser un poema y tras un breve (pero eterno) silencio acertó a contestarle "Lo siento, no nos queda". Ch. insistió y le dijo "No es posible, mi amiga me ha dicho que siempre viene aquí a comprarlo"

La dependienta -muy astuta ella- le contestó "Me puede decir qué tipo de pollo quiere, qué es un pollo feliz" Fue el momento de mayor expectación, pues con la tienda abarrotada de gente, las demás clientas que habían oído la petición, observaban atentamente la escena y esperaban con ansia la explicación sobre el "pollo feliz". Ch. empezó a explicarle que era un pollo criado en libertad, mejor alimentado y por tanto más grande que los demás. En ese momento, la dependienta -imagino que viendo que no se trataba de una broma- le dijo "Lo que usted quiere es un pollo de corral". Fue ahí cuando nuestra amiga se dio cuenta de su error.

No es lo mismo escribir esta anécdota que oírsela contar a ella. No tiene precio y la risa está más que asegurada.

Hoy no me alargaré más y llegamos ya al rincón de las BSO, donde podremos disfrutar del tema principal de la película "Cuatro Bodas y un Funeral" ("Four Weddings an a Funeral") que, a lo tonto a lo tonto, tiene ya unos añitos.


PS Descubro con asombro y sorpresa que la marca "Pollo feliz" existe (y cuelgo la foto que lo prueba), así que muy desecaminada tampoco iba nuestra amiga. Otra cosa es que la dependienta no lo conociera.

viernes, 27 de enero de 2012

Grupos de facebook

Ya estamos otra vez a las puertas del fin de semana. El tiempo pasa cada día más rápido y esto ya ha dejado de ser una sensación, simplemente es así.

La semana está resultando pesada (lo que no hace que dure o parezca que dure más) en cuanto a trabajo. Se me han acumulado unas cuantas tareas porque cuando estoy en ellas suena el teléfono más que nunca, recibes notificaciones judiciales con plazos o gestiones "urgentes" encargadas por algún cliente. Esta mañana, por ejemplo, me ha tenido ocupado un buen rato la redacción de un escrito al Juzgado en el que debía aportar una minuta de honorarios para que se practique la tasación de costas y una liquidación de intereses. Como la sentencia no era muy clara en este último tema, he optado por interpretarla y he presentado esa liquidación aplicando los tipos de interés de las operaciones comerciales, en lugar del clásico interés legal del dinero incrementado en dos puntos. Ya veremos qué dice el secretario judicial al respecto.

Espero poder ir acabándolos la semana que viene, la cual, de momento, se presenta sin mucho ajetreo (otra cosa será el día a día que a veces llega a paralizarte)

Esta introducción debía servirme como justificación para una entrada de esas tontas, pero a estas alturas lo único que ha conseguido es hacerme olvidar sobre qué pensaba escribir (...) Bueno, como tampoco era plan dejar aquí la entrada, he hecho trampas y he utilizado un recurso fácil para completar una entrada como es hacer un listado de diferentes grupos de Facebook. Imagino que será que ya no es novedad, pero lo cierto es que ya no existen tantos grupos como antes (o que yo me conecto muy poco, que todo puede ser). Buscando en la red (¡cómo me gusta esta expresión!) he encontrado listas de estos grupos y, si os parece bien (si no os lo parece también) citaré algunos.

- "Mi madre también dice ¡Como vaya y lo encuentre ...y lo encuentra!"

Los grupos dedicados a las madres (hay muchos) no dejan de ser entrañables y reflejan aquello de que madre no hay más que una, porque ¡todas son iguales!

- "Si cuando un agente me dice "papeles" yo le digo "tijeras" entonces ¿gano?"

Gracioso es, pero dudo que alguien se atreva a contestar a ese requerimiento con semejante frase.

- "Yo a tu edad trabajaba. Sí, abuela y yo a tu edad seguiré trabajando"

A este paso acabará siendo cierta.

- "Si hay que ir a IKEA se va, pero ir para nada estantería"

¡Cómo no!, no podía faltar la mítica multinacional sueca. Muy agradecidos deberíamos estar porque da para mucho.

- "Todos los camareros se llaman perdona"

Ingeniosa, sí señor

- "La mentira más grande "He leído y acepto los Términos y las Condiciones de Uso"

Si alguien se las ha leído (sobre todo instalando un programa en el ordenador que lo diga ahora ... o que calle para siempre.

- "Yo también aprieto más fuerte el botón del mando cuando se gastan las pilas"

Más de uno/a habrá sonreído y se habrá visto reflejado/a al leer el nombre de este grupo. ¿A que sí?

- "En todo examen hay un alumno que pregunta qué día es"

¡Es cierto! y yo que creía que eso solo pasaba en mi clase ...

- "Es más fácil salir de las drogas que de IKEA"

Un tanto exagerada, pero muy graciosa.

- "Un huevo como unidad de medidad estandar"

Me ha hecho mucha gracia.

Bueno, como tampoco hay que abusar ya seguiremos (o no) otro día

Hoy os dejaré una canción de la BSO de la película "Grease" -quién me iba a decir a mí que acabaría siendo un clásico la primera vez que la vi- que, sin ser la mejor de las canciones, creo que sí es la más conocida.


jueves, 26 de enero de 2012

Respuesta a MadreYMas

Hace tiempo MadreYMas me pidió una entrada explicando por qué llevamos a nuestros hijos a un colegio y a nuestra hija a otro. Supongo que con eso lo que quiere saber es por qué no llevamos a todos al mismo colegio, o lo que es lo mismo, si tenemos algo en contra de la enseñanza mixta.

En primer lugar, si os parece bien y para saciar la curiosidad de tan digna seguidora, os diré que llevamos a los niños al colegio en el que trabaja A. (creo que en alguna entrada ya lo dije) y ese colegio es de chicos. M. va a un colegio de chicas que pertenece a la misma empresa que el de chicos, por lo que el trato que nos hacen con M. es el mismo que el de sus hermanos, esto es, como hijos de empleado.

Entrando ahora en el tema de qué opino acerca de la educación diferenciada (por sexos, se entiende), os diré que, en el caso de que tuviera que elegir un colegio en condiciones normales (nuestro caso no es normal porque al trabajar uno de los miembros en el colegio, es lógico que optáramos por éste y más con las condiciones que nos ofrecen por ser A. empleada del mismo) no sería éste un motivo primordial en la decisión. 

Alguno podrá pensar que intento quedar bien con todo el mundo, pero os aseguro que no es el caso. Entiendo y comparto los motivos que alegan los defensores de la educación diferenciada (entre otros, los diferentes ritmos de aprendizaje entre chicos y chicas, las diferencias en el desarrollo físico y mental de unos y otros, las diferentes "psicologías" entre ellos, etc), así como los de los defensores de la coeducación o educación mixta. Lo que no comparto son los ataques por algún sector de los defensores de la coeducación hacia la diferenciada, normalmente ligada a cuestiones ideológicas y que impiden entrar en un profundo debate del tema. Sin ser un experto en la materia, el debate es mucho más rico de lo que parece, prueba de ello es que existen muchos colegios públicos ingleses con educación diferenciada, por tanto, lo que hacemos en España de reducir el debate a Enseñanaza Pública vs. Enseñanza Privada o Concertada me parece de una pobreza intelectual importante.

En definitiva, existen argumentos (muy buenos) en favor de una y otra opción. Y ya puestos, os diré que en el caso de tener que elegir colegio para nuestros hijos, nos decantaríamos por aquél que ofreciera otras cosas además de una enseñanza de calidad y el tan cacareado bilingüismo (trilingüismo en Cataluña, aunque si se descuidan acabará en un bilingüismo catalán-inglés), como puede ser la formación integral de la persona basada en el humanismo cristiano. Me gustaría que mis hijos, además de conocimientos, se desarrollaran como personas, con lo que todo ello implica. Ah, y eso es tarea, sobre todo, de los padres, siendo el colegio una ayuda, importante si queréis, pero ayuda al fin y al cabo.

Espero haber contestado a MadreYMas porque ahora ya viene la BSO de hoy. Sé que pegaba más en la entrada de ayer por aquello de las visitas de los rusos, pero pensando en Primogénito, colgaré parte de la BSO de "La caza del Octubre Rojo", que sé que le gusta mucho.



miércoles, 25 de enero de 2012

¡¡Kenia!!

Leyendo el título alguno pensará que me voy de viaje allí o que tengo que atender una guardia en ese país. Y no, no van por ahí los tiros.


Hace tiempo me quejaba de que en África no me leían y anteayer pude comprobar con sorpresa y enorme alegría que ha habido 3 conexiones a este blog desde Kenia. Sí, sí, Kenia, que lo primero que te viene a la cabeza sin consultar Wikipedia son los safaris, que está situado en el centro del continente y que tiene atletas que en las grandes competiciones de atletismo suelen llevarse medallas en las pruebas de grandes distancias (todos recordamos ese encabezamiento tipo "el oro fue para el corredor keniata ...")

Cuando escribo que "ha habido 3 conexiones a este blog" lo hago conscientemente porque -aunque podría ser lo veo complicado- dudo que la intención del conectante haya sido la de leer alguna entrada. Con lo de entradas que he dedicado yo a temas de indudable interés para cualquier keniata  (una secadora que se estropea, la lamentable marcha del Sevilla FC en esta temporada, el intento de estafa con la peña quinielística, la organización y el día a día de una familia numerosa, etc.) y ¿qué recibo a cambio?: ¡Tres visitas! Es para estar enfadado con ese país, la verdad.

Aproveché para mirar un poco más las estadísticas (¿por qué me gustarán tanto?) de las visitas a mi blog y pude comprobar que un país que se encuentra entre los primeros en aportar gente que se conecta es ... agarraos ... ¡Letonia!. Si hago el esfuerzo de no acudir a Wikipedia y escribir algo sobre este país, solo acertaré a decir que formaba parte de la extinta Unión Soviética, que su capital es Riga (creo) y que, desde hace unos años forma parte del núcleo duro de los países que en Eurovisión se reparten los puntos (lejos queda aquello de Guayominí catgre puá o Spain, eight points). Bueno, pues allí hay alguien que se conecta (o lee) este blog. Aprovecho este momento para pedirle -como en su día hice con el amigo de Singapur quien, por cierto, nunca más se supo- que se manifieste. Vaaaa, porfi, dinos algo.

Tenemos también una fuerte subida desde Bélgica. En el conjunto del blog es bien poca cosa, pero parece un país emergente, pues desde su reciente aparición está experimentando una fuerte subida. De este país ya conocemos algo más, sea por la cercanía (comparándolo con Kenia y Letonia) o por ser la sede de las instituciones europeas, tan en boga en los últimos tiempos.

Ya puestos, acabaremos indicando que el ranking de visitas lo sigue encabezando España (y eso que nadie es profeta en su tierra) siguiéndole a gran distancia Alemania. En tercer lugar aparece Estados Unidos (gracias Obama, gracias), cuarto lugar para Colombia (Primogénito me debe leer varias veces, porque no se me ocurre quién puede hacerlo desde tan bello país),  la quinta posición la ocupa México (gracias Eli) seguida de Rusia (aquí ya no sé qué pensar, quizá lo facilite el compartir idioma ...), Argentina aparece en séptimo lugar, siendo las tres últimas ocupadas por Chile, Francia y Reino Unido.


Como os decía, cabe destacar la presencia de Letonia y Venezuela en este último mes y la  fulgurante aparición de Bélgica esta semana.

Al final, como casi siempre me pasa, me he ido por las ramas y no he escrito sobre el tema que inicialmente quería tratar (a ver si mañana me acuerdo).


Bueno, ya solo falta alguna conexión desde Australia o Nueva Zelanda para completar los continentes que, al menos en mi época de escolar, existían (ahora me parece que hay que incluir la Antártida, de la que si espero que me lean ya puedo esperar sentado).


Ya sólo me queda despedirme de vosotros con un sencillo adiós, goodbye, revoir, ardievas (letón para el que, sorprendentemente, no lo sepa), до свидания ...


La BSO de hoy es un gran tema de un gran compositor, John Barry, para una película quizá no muy conocida por el gran público: "Mi vida" ("My life")




martes, 24 de enero de 2012

¿Debo agobiarme?

Si uno de por sí ya es de una naturaleza tendente al agobio, existen situaciones (no tan extremas) que hacen que esta sensación aumente considerablemente. Y ahora mismo me encuentro en una de esas épocas. Tengo varios frentes abiertos además de los del día a día que ya son un tanto excepcionales, pero que, con el paso del tiempo, ciertas dosis de paciencia y, sobre todo, el apoyo de A. son superables (más nos vale).

Los frentes abiertos son:

- Secadora: Hace un tiempo empezó a fallar (creo que aquí ya adelanté algo) y llamamos a un técnico que hay muy cerca de casa pensando que, aunque no fuera el de la casa oficial, nos ahorraríamos el desplazamiento. El servicio fue deficiente porque no solo tardó tiempo en venir, sino que cuando lo hizo le advertimos que antes de realizar cualquier reparación, por favor, nos informara sobre su coste aproximado. Al cabo de un tiempo nos llamó para decirnos que ya había cambiado no sé qué y que la reparación ascendía a 130 €.

Pues no se acaba ahí, sino que desde hace unos días hemos detectado que cuando acaba el programa, la ropa sale un tanto húmeda. Hemos avisado a ese tipo y todavía estamos esperando que nos diga algo.

Ganas me dan de ir directamente a la Agència Catalana de Consum y hacer una queja.

- Wi-Fi: Ya os conté también que los Reyes Magos nos habían traído una conexión Wi-Fi. Enseguida notamos que la velocidad era lentísima, más aún que cuando teníamos el anterior router. Avisamos a la operadora de telefonía, que la mayoría de vosotros ya sabéis lo que eso significa (teclear el núm. de teléfono para el que hacemos la consultar, pulsar el "1", volver a pulsar el "1", pulsar el "2", esperar a que le atienda un agente, oir el mensaje de "todos nuestros agentes están ocupados, permanezca a la espera", rezar para que no se corte la comunicación ahora que estás a punto de ser atendido ...) e informamos de la incidencia. La cosa quedaría -es norma de la propia empresa- solucionada en un plazo no superior a 72 horas (en días -3- parece más tiempo). Hoy se cumplen 14 días desde que advertimos de la anomalía y no solo no lo han arreglado, sino que hemos llamado no sé cuántas veces más, nos hemos quedado en casa en horarios que ellos nos han dicho porque un técnico nos iba a llamar, etc. La última llamada la he hecho hoy y ... no confío ya en nada. Ah, el punto de venta en el que A. contrató este "servicio" alega que no puede hacer nada al respecto.

Ya solo me queda decirles -y cumplirlo- que nos damos de baja y buscar otra operadora (más cara, pero que funcione).

- Contenedores: La fachada principal de nuestra casa da a una calle principal (a pesar de lo estrecha que es, por la circulación que hay debe ser así) y hace esquina con una calle cortada, que acaba en unas escaleras que bajan a un gran parque. Esta calle cortada no es muy concurrida. Allí hay unos contenedores (de envases, papel y cartón, vidrio, basura orgánica y el verde de toda la vida) que hacen que, en nuestro caso, bajar la basura sea muy cómodo.

Sin embargo, esa comodidad la cambiaría por cierta seguridad. Me explico, en los seis años que llevamos viviendo aquí (piiiiip, me acaban de llamar al móvil ofreciéndome un contrato de mantenimiento de la caldera y me he limitado a decirle que no nos interesa) han quemado alguno de estos contenedores en cuatro ocasiones. Las dos últimas muy seguidas y hace pocos días. La fachada está ennegrecida por esta acto vandálico y al final hice una queja a nuestro Ayuntamiento. Pasados ocho días sin recibir siquiera un acuse de recibo, he llamado por teléfono y me han dicho que unos técnicos se desplazarán allí para verlo y que la cosa va para largo. La chica que me ha atendido ya me ha adelantado que eso tiene muy difícil solución porque es una zona poco vigilada y transitada, así como que no hay mucho sitio para ponerlos. Al final le he dicho que los pongan en otro sitio, que ya que no hacen nada por coger al/los pirómano/s, por lo menos que estropeen otra fachada, no la nuestra. La respuesta no le ha hecho mucha gracia.

Para acabar de rematarlo, esta tarde me han llamado los nuevos vecinos del piso de abajo y, además de presentarse, me ha dicho que todavía no irán a vivir a su piso porque quieren hacer obras. Miedito me da.

Ah, sigo esperando el correo electrónico que la de ayer (la de la peña quinielística) me iba a enviar.

La BSO de hoy tampoco tiene nada que ver (por lo menos en un principio así era) con la entrada de hoy, aunque mirándolo bien, creo que sí ... ¡y mucho!. Con todos ustedes "Neverending Story" ("La Historia Interminable").


lunes, 23 de enero de 2012

¿Una peña para jugar a la quiniela o una estafa?

Esta mañana, mientras estaba en el despacho, me ha sonado el teléfono móvil y en pantalla ha aparecido un número que no conocía. Cuando he contestado, una voz femenina me ha dicho "Buenos días, ¿Paterfamilias?. ¿Es Vd. Paterfamilias?" Al contestar afirmativamente me ha comunicado que he sido seleccionado como finalista de un sorteo de un iPad, un iPhone o un ordenador de sobremesa, también de la casa Apple.

Le he mostrado mi sorpresa porque no recordaba haber participado en ningún sorteo de este tipo. Su respuesta ha sido "Ya pasa, a veces hacemos cosas que luego no recordamos" (a ver si te cuelgo y no me acuerdo). Seguía dándole vueltas a este tema, cuando me ha pedido una dirección de correo electrónico para que el notario -caso de resultar ganador de entre los 150 finalistas- pueda ponerse en contacto conmigo "porque llamar, el notario no va a llamar" (mujer, si nos ponemos así, escribirme un e-mail tampoco va a hacerlo). También me ha pedido la fecha de nacimiento para "confirmar" que soy mayor de edad (como si no me la pudiera inventar ...)

Hasta aquí todo "normal". A partir de entonces ha empezado a acelerar el ritmo de exposición (imagino que está debidamente estudiado) y me ha contado que como no quieren que los 150 finalistas se queden sin ningún premio, tienen preparado un regalo por el hecho de ser finalista. A un tipo que nunca ha ganado nada (salvo la lotería que me tocó cuando conocí a A.), esta frase le produce una sensación entre nerviosismo, miedo y -¿por qué no?- algo de alegría. Y el premio era -atención- "formar parte de una peña de 150 personas para jugar a la quiniela" (ni siquiera he sido capaz de disimular con un "yupiii", no, no me ha salido). "Supongo que te gustará el fútbol, ¿no, Paterfamilias?" Sin que me diera tiempo a contestar, y menos interrumpirla, ha seguido con su monólogo explicándome lo legal que es todo eso. Después de un rato, he podido colocar una pregunta: "¿Pero tengo que adelantar dinero?". "Sí, pero no te preocupes, sólo son 49,50 euros al mes (...) y de regalo, atención Paterfamilias, ¡7 noches de Hotel para dos personas en cualquier Hotel de España, Portugal y sur de Francia!" (a pesar de no querer desviarme del tema, me preguntaba para mis adentros hasta dónde debe llegar el "Sur de Francia"). Seguía yo intentando recordar todo lo que me estaba explicando esta señora o señorita cuando eleva el tono de voz y añade "Pero además, como uno de los 150 finalistas ha renunciado a formar parte de la peña y los empleados no podemos acceder a esos premios, la dirección me ha autorizado a que el último de los ganadores, o sea tú Paterfamilias, se beneficie de esas 7 noches de Hotel que en un principio correspondían a otro peñista" ¡Qué casualidad, soy el último de los finalistas! No sé por qué, pero mi reacción no ha sido gritar ni dejar escapar -involuntariamente- una lágrima.

En un momento de su monólogo he alcanzado a entender que hoy era el último día para darse de alta. Es entonces cuando le he dicho que si, por favor, me podían pasar todo eso, las condiciones y los premios, por escrito. Y lo sorprendente es que le ha sorprendido, pero como no podía mostrar flaqueza alguna a optado por contestarme con un "yo lo entiendo, querrá antes de las 14 h comentarlo con alguien" "¿Cómo que antes de las 14 h? El día se acaba a las 24 h, no puede darme solo 2 horas para leerme todo lo que tiene que enviarme".

"Tenemos una página web, apunte www.quinicall.es Allí podrá comprobar que todo lo que le digo es cierto. ¿Tiene un ordenador delante?

"Sí, ya, pero eso de adelantar dinero a mí no me hace mucha gracia"

"No debe preocuparse. Si pasado un mes (antes había hablado de 49,50 € mensuales y que podía darme de baja cuando quisiera comunicándolo con un mes de antelación con lo que si no tramitas la baja expresamente, se aseguran unos cuantos meses de permanencia) Vd. no ha recibido ningún premio, le ingresamos ese dinero en su cuenta. Si recibe algún premio, será ese premio el que le ingresemos" Sin solución de continuidad ha empezado a explicarme los premios repartidos en las últimas quinielas (según ella, la última semana repartieron algo más de 55.000 € que, dividido entre 150 personas, tampoco es para volverse loco)

Le he insistido en que quería todo por escrito y, a pesar de asegurarme que así lo haría, no he recibido nada. Ya han pasado varias horas desde las 2 de la tarde y ... aquí seguimos.

Imagino que la "estafa" debe ser que si una semana tenemos 11 aciertos y el premio son 14 euros para el boleto acertante, si eso hay que repartirlo entre 150 personas, nos ingresarán 0,093 céntimos a cada uno y, al ser un premio, ya no tienen por qué ingresarme los 49,50 euros entregados para poder formar parte de la peña.

Bueno, como no quería alargarme, lo he resumido mucho y no sé si ha llegado a entenderse algo.

Vamos ya con la BSO de hoy, que no es otra que el tema "Streets of London",  obra de Rachel Portman que forma parte de la película "Oliver Twist"  y que, involuntariamente, viene como anillo al dedo a esta entrada.


domingo, 22 de enero de 2012

Vuelos por trabajo

No sé por qué, pero el otro día me acordaba de aquella época en la que me tocaba viajar relativamente a menudo. La mayoría de estos viajes era en avión, salvo cuando me tocaba ir con el Director General de la empresa que, por su miedo a volar, me "convencía" para ir en coche (otras veces no me convencía y él salía la noche antes en tren, mientras yo cogía el avión a primera hora de la mañana).

La mayoría de las anécdotas de aquella época se me han olvidado, pero recuerdo perfectamente el submundo que formaban los viajeros de cualquier vuelo. Todos lo vuelos que hice eran nacionales y salvo alguno, el destino era el mismo: Madrid. Aun siendo el mismo destino, cada viaje era distinto ya fuera por el horario o por cualquier otra circunstancia. Sin embargo, todos ellos tenían elementos comunes.

Recuerdo perfectamente a aquellas personas que cuando el avión tomaba tierra ya se desabrochaban el cinturón de seguridad y preparaban todo su "equipaje" (normalmente una cartera de mano) para ser los primeros en desembarcar. Llegué a pensar que había un premio para el primero que abandonara el avión. En una ocasión, viajando con un compañero de trabajo, al llegar al mostrador, la empleada de Iberia (uy, acabo de hacer publicidad) me hizo la clásica pregunta de "¿Pasillo o ventanilla?". Cuando contesté "ventanilla" (como siempre) mi compañero me dijo "¿Qué dices, no ves que serás de los últimos en bajar del avión?" Lo que os decía, nunca llegué a entender esa obsesión por ser de los primeros. Por cierto, me gustaba sentarme al lado de la ventanilla para, cuando no estaba dormido, poder ver el paisaje (de noche solo podía ver las luces de la ciudad de destino, pero seguía gustándome esa posibilidad).

En una ocasión en la que debía ir con un compañero de trabajo a Burgos. Cogimos un avión con destino a Bilbao y allí alquilamos un coche para ir a la ciudad castellana. Como la mayoría de mis viajes era de un único día y, al acabar la última de las reuniones en Burgos, nos fuimos rápidamente a Bilbao. Creíamos que no llegábamos a coger el avión de las 21 horas, pero lo conseguimos. Sin embargo, cuando estábamos en la cola para embarcar, nos informaron que una avería en el motor del avión haría imposible su despegue. Decidieron alojarnos en hoteles de la ciudad. Al parecer daban una habitación para cada dos pasajeros y, a pesar de ir con un compañero de trabajo (por lo menos lo conocía), no me hacía mucha gracia esa solución. Mi compañero demostró ser una viejo zorro en estas lides y habló con la señorita que asignaba hoteles y le dijo "Nosotros no tenemos prisa, así que nos quedamos de los últimos a cambio de que nos dé una habitación individual a cada uno de nosotros" Y aceptó. Otra vez esa obsesión de ser de los primeros.

Si el prototipo de pasajero de vuelos de puente aéreo a Madrid era un personaje encantado de haberse conocido, muy preocupado de su aspecto externo, cuando viajabas en Business Class esta sensación se multiplicaba por cien. Hubo una época en la que una multinacional financiera suiza absorbió la sociedad para la que prestaba mis servicios y como quiera que la imagen corporativa era para ellos muy importante, decidieron que los vuelos serían en esa clase. Hago un inciso para comentar que nunca entendí esa obsesión porque cuando viajábamos no llevábamos una plaquita (tipo mormón) con el nombre de la compañía, por lo que nadie sabía que éramos de tal o cual empresa. La mayoría de empleados estábamos encantados. Yo, al principio, no tanto, pero no era por otra cosa que por desconocimiento de ese mundo. Ahora bien, fue empezar a hacer viajes en esa categoría y, la verdad, mi imagen de los vuelos cambió radicalmente. De entrada, al llegar al aeropuerto y antes de embarcar, podías ir a la Sala Vip del aeropuerto, donde tenías todo tipo de servicios a tu alcance. Podías comer y beber lo que quisieras, todo tipo de prensa, conexión a internet (cuando no era tan fácil como ahora) y -muy importante también- unos lavabos muy limpios de uso exclusivo. Y si bueno era en tierra, imaginaos durante el vuelo. Recuerdo unos asientos espaciosos y un servicio exquisito -abrumador diría- para cada pasajero. Un día en el que me dormí -¡qué raro!-, cuando desperté vino una azafata y, aunque ya habían pasado antes, me ofreció algo para comer. Me trajo una tarrina de helado enorme que me comí muy a gusto.

Como casi todo lo bueno, enseguida te acostumbrabas a ese nuevo "estilo de vida", así que cuando se acabó eso de viajar en Business resultó más incómodo de lo habitual eso de volver a hacer colas o esperar en los bancos del aeropuerto.

A pesar de no echar de menos aquello, a veces me acuerdo de aquellos tiempos y, sobre todo, de determinada fauna que por allí circulaba.

Hoy os pondré la BSO de "Hook", una película que pasó sin pena ni gloria y que -absteneos mal pensados- nada tiene que ver con la entrada de hoy. El autor de la música de esta película es un grande, John Williams.




viernes, 20 de enero de 2012

Frases tontas


Como ya estamos a las puertas del fin de semana y uno ya está un poco saturado, dedicaré la entrada de hoy a más tonterías ... y además sin ningún orden ... serán tonterías sin ton ni son (que mira que es tontería).

Muchas veces hemos oído a alguien decir "La gente está aborregada, todo el mundo va en la misma dirección y hace lo que todo el mundo hace. Yo, en cambio, prefiero ir contra la corriente". Sólo decirte que tengas cuidado, que puedes electrocutarte.

Otra de la expresiones que más tonta me parece y que oímos muy a menudo es aquella que se da como respuesta a la siguiente pregunta "¡Qué niña tan mona!, ¿qué edad tiene?". Aquí viene la respuesta, que no tiene desperdicio: "Seis para siete". ¿Tanto cuesta decir "seis" y nada más? ¿Por qué esa aclaración? La mayoría de las personas que hace esta pregunta tiene una edad y sabe perfectamente que después del 6 viene el 7, siendo por tanto innecesaria la aclaración.

Existe otra expresión -comúnmente aceptada- que, tras un somero análisis, descubres que se trata de un error de incalculables proporciones. La situación sería la siguiente: Te encuentras con un conocido que va acompañado de una mujer y, al saludarlo, te dice "Mira, X, te presento a mi pareja" Y, al mirarla, descubres con asombro, que solo es una mujer ... quizá no se ha entendido bien ... descubres con asombro que es una mujer sola, cuando lo que tú esperabas era encontrarte a dos personas (pareja). Compruebo atónito que el diccionario de la RAE, otrora referente para este tipo de dilemas, ha sucumbido a la vulgaridad. Veamos qué nos dice al respecto:


parejo, ja.
(Del lat. *paricŭlusdim. de par, paris, igual).
1. adj. Igual o semejante.
2. adj. Liso, llano.
3. f. Conjunto de dos personas, animales o cosas que tienen entre sí alguna correlación o semejanza, y especialmente el formado por hombre y mujer.
4. f. Cada una de estas personas, animales o cosas considerada en relación con la otra.
5. f. Compañero o compañera en los bailes. En el baile de ayer fue mi pareja la duquesa
6. f. por antonom. La formada por dos números de la Guardia Civil.
7. f. desus. En las fiestas, unión de dos caballeros de un mismo traje, librea, adornos y jaeces de caballos, que corren juntos y unidos, y el primor consiste en ir iguales, por lo que se le dio este nombre: las fiestas se componen de varias parejas y diversas cuadrillas.
8. f. pl. En el juego de dados, los dos números o puntos iguales que salen de una tirada, como seises, cincos, etc.
9. f. pl. En los naipes, dos cartas iguales en número o semejantes en figura, como dos reyes o dos seises.
10. f. pl. Arte de pesca compuesta de dos barcos que arrastran una red barredera de profundidad.
11. f. pl. Equit. Carrera que dan dos jinetes juntos, sin adelantarse ninguno, por lo cual suelen ir dadas las manos.
correr parejas, o a las ~s.
1. locs. verbs. Dicho de algunas cosas: Ir iguales o sobrevenir juntas.
2. locs. verbs. Dicho de dos o más personas: Ser semejantes en una prenda o habilidad.
por parejo, o por un ~.
1. locs. advs. Por igual, o de un mismo modo.


¿Cómo es posible que contemple esa posibilidad en la cuarta de sus acepciones?. Como no es plan corregir la entrada, aquí os dejo mi el error. Aunque la decepción con la Real Academia Española de la Lengua ha sido considerable, haré un esfuerzo y seguiré con la entrada.

¿Y qué me decís de aquella expresión que usa mucha gente como inicio de una frase en la que quieren enfatizar su postura en un determinado asunto? "Yo, como persona humana, opino que ..." ¡¿Cómo que como "persona humana"?! ¿No es eso una redundancia? No, si al final resultará que hay gente que dispone de diversas naturalezas, siendo yo el único que veo limitada la mía a una sola.

Alguna vez hemos leído u oído que tal o cual cosa está hecha con "leche de almendras". ¿Leche de almendras? ¿Alguien ha visto ordeñar a una almendra? Por favor, si es el caso, que lo diga y nos me saque de dudas.

El otro día leí una frase que me hizo gracia por lo absurda y lógica (sé que es un contrasentido, pero está usado conscientemente) que resulta. "Un boomerang que no vuelve, no es un boomerang. Es un palo" Pues eso.

Dejémoslo aquí y vayamos ya con la BSO de hoy. Como la entrada de hoy no ha sido muy seria, la música tampoco lo será, así que os dejo con una canción (Mi sueño es) de una película de dibujos animados, concretamente de "Enredados" de Disney.




                        

jueves, 19 de enero de 2012

¿Es un derbi?

El sábado el Sevilla juega un nuevo partido de Liga. Y juega contra el otro equipo de la ciudad. Hay quien dice que es un derbi pero, tal y como he leído por ahí, para que haya derbi es necesaria rivalidad, aunque yo añadiría que debería existir cierta igualdad.

No pretendo ser prepotente, pero lo cierto es que el Sevilla está por muy por encima del club en concurso de acreedores y eso es fácilmente demostrable. No lo haré por lo pesado que puede resultar para el lector y el poco interés que ello suscita entre la mayoría de seguidores, pero, de verdad, así es. Lo gracioso del tema es que cierta "prensa" deportiva está intentando caldear el ambiente cuando, en realidad, no hay nada que caldear. El Sevilla se juega 3 puntos y nada más. ¿Que pierde? Se habrán perdido 3 puntos y la dinámica en la que se encuentra el equipo no permite muchas tonterías, pero -que yo sepa- no se juega ningún título, ni supremacía alguna en el fútbol local.

El Presidente del Sevilla (otro en el ojo del huracán) fue el que animó a dejarse de localismos y soñar con cotas más altas. Corría el año 2005 y fue tachado de iluminado, prepotente y no sé cuantas cosas más. Lo que vino después es de todos conocido: el Sevilla vivió su mejor época deportiva y logró títulos, a nivel nacional e internacional, difícilmente imaginables poco tiempo antes.

Pues eso, ya veremos qué pasa.


miércoles, 18 de enero de 2012

Juicios paralelos

En este país somos muy aficionados a juzgar a la gente con absoluta ligereza. Lo hacemos en ámbitos más o menos privados, como podría ser en una cena con amigos o en una tertulia de bar, así como a nivel público.

Mentiría si dijera que yo nunca he actuado así, pues también me he dejado llevar por opiniones personales y, sin tener más elementos de juicio, sentenciar acerca de la culpabilidad o no de un personaje público.

Lo que me lleva a escribir esta entrada y denunciar la injusticia que ello supone es el linchamiento que desde hace un tiempo se está haciendo de un personaje público, interviniendo en su maltrato la casi absoluta mayoría de medios de comunicación, ya sea prensa escrita como televisión. Parece existir una carrera desbocada por ser los primeros en dar el último dato que "condene" aún más a esta persona. Y si para ello se ha de recurrir a la mentira, la exageración y la tergiversación, ¡qué más da!. Hemos llegado a un punto en el que todo vale.

Nadie tiene en cuenta que, además de ese personaje, existe una persona, con su dignidad. Y existe también una familia, una esposa y unos hijos, que tienen todo el derecho del mundo a ser respetados.

Todos hemos sido testigos directos de carreras políticas arruinadas por juicios paralelos (¡qué gran responsabilidad tiene la prensa en todo esto!) que, amparándose en un malinterpretado "derecho a la información", han destrozado sin piedad a una persona. A la ya famosa "pena de banquillo" se sumó la "pena de telediario", con esas tremendas imágenes de personas esposadas entrando en un furgón policial y públicamente acusadas de todo tipo de delitos y que, posteriormente, en muchos casos, han sido absueltas de toda acusación y no han recuperado ese puesto que ocupaban. Se ha echado de menos a la prensa en ese momento. Ahí no, no hay noticia carnaza y por tanto no interesa.

¿Y por qué escribo sobre esto?

Pues porque conozco a una persona que lo está pasando muy mal en estos momentos con un affaire de este estilo. Está siendo vilipendiada públicamente. Y también en este caso, además de su dignidad, existe una familia detrás. ¡Es todo tan injusto!

La BSO de hoy es el tema principal de una película relativamente reciente, "Invictus", y que es un ejemplo de superación de obstáculos para lograr un objetivo. A ella va dedicada.



                     


martes, 17 de enero de 2012

Capturas

El otro día estudiaba el asunto que un cliente me había encargado. En su día firmó un documento por el que se subrogaba en la posición del deudor (él me había dicho que "simplemente" era avalista) y además pignoraba una serie de acciones de las que era titular y tenía depositadas en una cuenta abierta en una Sociedad de Valores. Repasaba la prenda y acudía al Código Civil. Estaba leyendo el artículo 1.857 cuando, al llegar al punto 3º, me encontré con lo siguiente:



Sí, habéis leído bien. Dice "... o en caso de no tenerla, se hayen legalmente autorizadas al efecto" (ya solo con escribirlo me aparece subrayada). Es uno de esos errores que no me entra en la cabeza. ¿Qué querría decirnos el que transcribió este artículo? No encuentro significado alguno a "hayen". Como no sea el Hayen de Munich ...

Segunda captura. El sábado, como sabéis, estuvimos en IKEA. Pues bien, cuando me dirigía al parking a recoger el coche, pasé ante una tienda de comestibles. Vendría a ser una de aquellas que hace ya tiempo se llamaban "Ultramarinos" y que hoy en día difícilmente pueden competir con las grandes superficies, sirviendo únicamente para solventar esos descuidos y urgencias de última hora. Allí, en el escaparate estaba ella. Luciendo su etiqueta con orgullo y ocupando un lugar preferente. Aquí os dejo la imagen:




Como véis, existe una seguidora de este blog (mOnTy) que tiene viñedos y no nos ha dicho nada. Anda, estírate un poco e invítanos a alguna botellita de vino.

Para acabar, una última imagen. Esta vez corresponde al mueble que adquirimos en el Ikea para el ordenador. Lo montamos el domingo por la mañana (antes de la calçotada) y, después de que con A. ordenáramos y limpiáramos de papeles el anterior mueble, así quedó:


Uy, ahora que veo la foto, este ordenador da un poco de miedo, parece la tele de Poltergeist. Hoy no habrá BSO porque .... porque no. Bueno, sí, pondremos la de esta película