jueves, 10 de enero de 2013

Mi hermano N.

El otro día me llamó mi hermano N. (se llama así, no es la típica letra que se pone para mencionar algo que no quieres desvelar, el famoso "pongamos N") para ver cómo iba mi situación laboral. Es muy majo y se preocupa por mí. Me preguntó por cómo habíamos pasado las fiestas y añadió "Sé más de vosotros por el blog que por ti". Bueno, ya tiene una utilidad este blog. Después, como quien no quiere la cosa, dejó caer un "Por cierto, a ver cuándo publicas algo de mí, que ...". Que ¿qué?.

Pues ya sabéis, además de Primogénito, tengo más hermanos. De hecho, contando conmigo, somos siete, 5 varones y 2 mujeres. N. es el quinto y yo soy 5 años mayor que él. A pesar de esta diferencia de edad, hemos vivido muchas cosas juntos, lo que hace que exista cierto feeling y nos riamos mucho juntos, aunque nuestros sentidos del humor sean muy distintos. Aunque lo está dejando, él siempre ha tirado más hacia la "brocha gorda"

N. es un tipo simpático y extrovertido ... demasiado extrovertido para mí (aunque alguno pensará que eso es así porque yo soy introvertido y ... quizá tenga razón). Como decía es un tipo simpático y en más de una ocasión he tenido que aguantar a gente dándome la paliza con frases tipo "¡Pero si es muy simpático!" o "Es muy abierto, no se parec... eso, es muy abierto" cuando lo han conocido o han "descubierto" que es mi hermano.

Últimamente se ha especializado en chistes. Sí, es un "cuentachistes" y, la verdad, no lo hace nada mal. Ya sé que cualquiera puede ser un cuentachistes, pero una cosa es en la intimidad y otra en público. Él tiene ese punto de inconsciencia o temeridad que hace que los cuente en público y con gente a la que acaba de conocer. He vivido varias situaciones en las que se pone a contar chistes, la gente le corresponde con risas y, claro, se anima y se anima y no hay quien lo pare. Pasado el tiempo todavía hay gente que me dice "¡Qué bien lo pasamos con tu hermano N. aquel día!" Llamadme susceptible, pero solo les falta añadir aquello de "No como contigo" o "¿Seguro que es tu hermano?" Lo que la gente no sabe es que eso no es una cosa que sale de la noche a la mañana, sino que requiere su tiempo, como todo. Todavía recuerdo -no sin pavor- sus inicios en el mundo del chiste. Aprovechaba momentos en los que estábamos juntos para contárnoslos. Como no eran muy buenos o los contaba de esa manera (era pequeño y, por tanto, aun teniendo talento, había que pulirlo), no solíamos reírnos mucho ... salvo mi padre. Mi padre se reía mucho con sus chistes, hasta tal punto que los demás nos sorprendíamos y le decíamos "No le rías las gracias, que se anima y ..." Si hoy viviera de eso, estoy convencido que alguno de sus espectáculos se iniciaría con unas palabras de agradecimiento a mi padre "... por todos aquellos chistes malos que reíste, por aquellos ánimos que, quizá de manera inconsciente, me insuflaste, por ..." Lo triste es que no haría ni una sola mención a sus hermanos, que también tuvimos que soportar esos inicios, que como todos, fueron duros, muy duros.

Ahora, sin dedicarse profesionalmente al mundo de la farándula, es un padre de familia responsable con 6 criaturas (veo que soy su modelo a seguir) y gran aficionado a la cocina. Lo que se conoce como un "cocinitas". Esto tiene su gracia porque cuando era pequeño (y no tan pequeño) su hora de comer era un auténtico calvario para mis padres. Comía fatal. Hasta el punto (no creo haberlo oído en ningún otro caso) de que en preescolar se iba al colegio con una fiambrera llevando su comida. Ya sé que ahora también se hace, pero es por otros motivos. Míticas son las dos siguientes anécdotas de cuando era niño y relacionadas con la comida:

- Mi madre y N. coinciden, creo recordar que fue en el ascensor, con un vecino que se acababa de mudar a esos pisos. Mi madre llama a N. por su nombre y el vecino exclama "Ahhh, así que tú eres el famoso N.-come" Queda claro que los gritos de "¡N. come!, ¡N., come!" se oían en todo el vecindario.

- Cuando digo que comía mal, es que comía muy mal. Pero no os creáis, era selectivo. Los dulces le gustaban, le encantaban. En una de esas desesperantes comidas en la que mi madre ya no sabía qué decir, le suelta "N., por Dios, abre la boca de los dulces" Y la respuesta de N. no fue otra que "¿Los dulces tienen boca?"

Si bien cocina muchos platos, se ha especializado en tapas y como suelen gustar a casi todo el mundo, el éxito está asegurado. ¿Quién te viera y quién te ve?

Como la entrada ha quedado un tanto dulzona (no sé si con boca o sin ella), no quiero dejar pasar la oportunidad para detallaros sus defectos. Sí, también tiene defectos. Ahí van:

1) Es de la Real Sociedad.
2)
3)
4)
5)
6)
7)
(...)

17 comentarios:

  1. Dulzona no, Páterfamilias: es dulce, llena de amor fraternal, bien bonita.

    Curioso que lo que más te llame la atención de él sean los chistes y la cocina. Si es bueno en ambas cosas habrá que felicitarle, a él y a los que le rodeáis.

    Tronchante lo de "N come".

    Bien elegante lo de no poder encontrarle más que un pequeño defecto, ser de la Real. (Por cierto, espero que el domingo tenga un motivo de tristeza). ¡Nos es tan fácil encontrar fallos y fallos, incluso a la gente a la que queremos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fernando. Por tu comentario veo que eres de los pocos que ha entendido la entrada (o que no tiene maldad alguna y no la aprovecha para meterse conmigo).

      Eliminar
  2. Dulzona dices????
    No sé si a N le hará mucha gracia esta entrada dedicada, en la que, básicamente nos has contado que:

    - es/era un pésimo contador de chistes.
    - es demasiado extrovertido para tus cánones de comportamiento.
    - le envidias tremendamente porque siempre fue más popular que tú.
    - comía igual de bien que mi Criatura.
    - es de la Real Sociedad.

    Mmmmm, lo has hecho a propósito para que los otros 4 de los que nunca has hablado no te pidan una entrada, ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que le ha hecho gracia, ¿no has visto el precioso comentario de agradecimiento que me ha dejado? ... Ah, no, que no me ha dicho ni pío ... ;-)

      No, no es pésimo contador de chistes, lo fue en sus inicios. Ahora triunfa contándolos.

      Me has hundido ;-)

      PD El contracomentario es en modo ironía on.

      Eliminar
  3. Queremos saber de los otros hermanos también.:) Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Estoy con Madre, en el fondo estás celosillo. Que la gente te recuerde las ocasiones en las que han estado con tu hermano no significa que no se diviertan contigo, solo que esa es la excepción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Esa es mi Sara M! ¿Celosillo?, no creo. De verdad que me alegro mucho por él. Nos llevamos muy bien.

      Eliminar
  5. La fama es lo que tiene, que todos quieren ser reflejados en tu blog y dejar así una huella para la posteridad ;)

    Me encanta saber de tu gran familia. Me encanta tu blog.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja Gracias Pilar

      Si supieras la cola de gente que tengo esperando leer una entrada sobre ellos ... ;-)

      Eliminar
  6. Ufff lo de no comer es terrible. Mi hijo ha comido siempre de verdadera pena.
    Yo de verdad, que no es por criticar ehhhhh, de veras....
    Pero estoy un poquito con Madre :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis padres estaban desesperados. Ni siquiera el clásico guardarle la comida para la cena o el desayuno del día siguiente funcionó.

      Eliminar
    2. Es que si comen mal desde siempre, y es una cuestión de inapetencia, como le pasa a la rubia, no hay forma...

      Eliminar
  7. Siete, qué maravilla y qué divertido.

    Pues a mí no me parece un gran defecto que sea del real... Ah, no, vale, vale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, muy divertido, eso es verdad.

      jajajajajaja

      Eliminar
  8. Me cae simpático ese hermano tuyo que es el 5º se llama N. y es cocinillas además de chistoso. ¿No serás tú mismo que te has desdoblado?

    Un cariñoso abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajaja

      No, de verdad que no soy yo m.p. ¡Ya me gustaría!

      Un abrazo

      Eliminar

Recuerda que es un blog para todos los públicos. Si vas a dejar tu comentario, procura que no sea ofensivo ni de mal gusto, así como que sea respetuoso con las opiniones de los demás. Muchas gracias