miércoles, 31 de julio de 2013

Ya no tengo edad

Estos días he hecho más deporte de lo habitual y ... eso se paga. Además del cansancio y las agujetas por la falta de costumbre, ha ocurrido algo que normalmente -en mi caso al menos- no pasaba de un mero riesgo: una lesión. Gracias a Dios no ha sido nada del otro mundo, pero me ha servido como aviso para ocasiones futuras.

El viernes por la mañana jugué un rato a tenis (hacía mucho tiempo que no lo hacía por culpa del padel) y por la tarde-noche mi hermano N. me invitó a jugar a fútbol con unos amigos con los que suele quedar semanalmente. El plan era atractivo, pues además de jugarse en césped artificial (a los que pasamos de los 40 años, acostumbrados a la tierra de siempre, eso nos parece un lujo), tras el mismo nos tomaríamos unas cervezas. Sí, ya sé, a veces es mejor pasar directamente a las cervezas, pero con algo de cansancio y mucho calor, sientan mejor.

Conviene aclarar antes de cualquier explicación que yo no juego bien a fútbol, pero me gusta hacerlo. Quizá sea un poco raro, pero así es.

Empezamos el partido, el típico partido de amiguetes, también llamado "de costellada", en el que no se entra fuerte y se es muy permisivo con ciertas infracciones, ya sabéis, aquellas manos "involuntarias", no existen fueras de juego, etc. Todo iba bien hasta que en un balón dividido (no estaba partido el balón, sino que dos jugadores, uno de cada equipo, lo disputábamos) hizo que cuando fui a chutarlo, el contrario decidiera poner la suela de su bota. Lo que se conoce como un plantillazo. No está nada mal el dolor que se siente. Tras cojear un poco, decidí ponerme de portero para no forzar más. Cuando pasó un rato (y me metieron 2 goles) volví a jugar. Era evidente que no tenía nada roto, gracias a Dios, porque solo con pensar en los inconvenientes que ello provocaría en mi vida familiar y laboral, ya me entran sudores fríos.

Tras el partido, un rápido bañito en la piscina, las cervezas y un bocadillo me retiré a descansar. El aspecto de mi pie derecho era este:


Nada del otro mundo: una herida por el impacto y una parte dolorida.

Al día siguiente se me ocurrió jugar a padel por la tarde. La verdad es que no noté muchas molestias en el pie. Sin embargo, en la piscina -después del padel- vi que mi pie derecho, en comparación con el izquierdo, estaba algo hinchado y amoratado. Ahí va el documento gráfico que lo atestigua:


Pues eso, que ya no tengo edad para ciertas cosas.

Ah, y o peor de todo es que el que me causó la lesión, me dijo que había sido culpa mía, "que me había chutado mi pie". Sorprendente.

24 comentarios:

  1. Agua lo más caliente que aguantes y sal, mucha sal.
    Después mucho trombocit forte. pie en alto y....
    !A ver amigo, que ya no tienes quince años!
    Los deportes de contacto, salvo uno ó dos ¡olvídalos! :P
    Besazo y que te mejores Pater.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me puse Thrombocid el primer día, después otra pomada. Lo del agua caliente no lo sabía (es más, estaba convencido que era al revés)

      Y, sí, ya me voy olvidando de ellos.

      Eliminar
  2. ayy Pater "prubin" vaya como se te ha puesto el pie, si es que quizás hubiera sido mejor ir directo a las cervezas ....
    Cuídate y ya sabes, los deportes de contacto para los niños jejejee

    ResponderEliminar
  3. Así que poniendo el pie donde no debes.:) Pobre. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Es el momento de pasarse al golf, Páterfamilias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja. Seguro, aunque no creo que me pase al golf

      Eliminar
  5. Si claro, es que has golpeado su zapato con tu tobillo, no? Que tio!

    Mejórate pronto, yo también ando pata en alto, pero en mi caso es solo culpa mía :-)

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en realidad ha sido por solidaridad contigo ;-)

      Eliminar
  6. AYYYYY que pie!!!
    ya sabes mi sensibilidad hacia los quesos...
    no andaba mal yo regalándote anestesia, será telepatía???
    cuídate, ya no eres un chaval ;))
    un abrazo y cura sana cura sana si no se cura hoy se curará mañana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja

      Y espera que Carmen J vea la foto. Otra que asocio a pies ;-)

      Eliminar
  7. Hay que saber retirarse a tiempo, amigo. El deporte es bueno, pero hay que ir adaptándose según la edad, ... aunque tu eres un chaval¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es verdad, pero la tentación era tan grande (eso de jugar en césped artificial) ...
      Gracias por lo de chaval.

      Eliminar
  8. Ponte una obillera para no ver la evolución y sigue jugando jajaja, no, es broma. Mejor ve al médico, a lo mejor es algo un pelín más grave de lo que te imaginas.

    ResponderEliminar
  9. Digo yo que con la pierna así, parabas más goles ¿no?

    ;)

    cuidate!!

    ResponderEliminar
  10. Ya lo he pillado: Dolega quiere cogerse unos días de vacaciones, y por eso te dice que te pongas agua caliente, para retenerte más tiempo y que puedas publicar por los dos 😜😜😜
    Ahora en serio, tienes que ponerte FRÍO al menos cuatro veces al día, y como mucho 20 minutos seguidos. Yo me tropecé, hace ya un par de años, y hasta que no pasó una semana larga no salió a la luz un esguince tan molón como el tuyo (me refiero al aspecto del pie, derrame incluído). Vete al fisio que te lo arregle, que te puedes arrepentir, niñatillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona que haya tardado tanto en contestarte. Ahora -una semana después, como bien dices- ya tiene mucho mejor aspecto.

      Suerte que lo he hecho mucho caso a Dolega.

      Ah, y gracias por lo de niñatillo ;-)

      Eliminar

Recuerda que es un blog para todos los públicos. Si vas a dejar tu comentario, procura que no sea ofensivo ni de mal gusto, así como que sea respetuoso con las opiniones de los demás. Muchas gracias