lunes, 21 de julio de 2014

Albañiles

En los últimos paseos que me doy por mi blogroll, veo -salvo contadas excepciones como son SusanaCarmen y Drew- que la regularidad en publicar no es una virtud al uso, lo que, dicho sea de paso, es un alivio para mí y mi conciencia. Quizá sea el preludio de las inminentes vacaciones de verano o el estrés que se sufre en muchos trabajos y que provoca una sensación similar a estar viviendo los últimos días de la humanidad, que como especie está a punto de desaparecer de la faz de la Tierra, muy propio del periodo inmediatamente anterior a las vacaciones. Esos clientes, proveedores (o lo que sea) que llaman compulsiva y reiteradamente preguntando por su tema. "Es que vienen ya las vacaciones y querría saber si había alguna novedad", suele ser una de sus célebres frases. Y uno, en lugar de decirle lo que se merece, le contesta con un "No, no hay ninguna novedad ... como en los últimos 6 meses. Ya sabe Vd. (o debería saberlo) cómo van los Juzgados".

Esta vendría a ser la tónica general de estas últimas semanas. Sin embargo, existen unos individuos que sin trabajar como locos y sin descanso, lo hacen de la manera adecuada para fastidiarte al máximo: los albañiles ... o nuestros albañiles.

(Advertencia para los residentes en Cataluña, que sé que alguno me lee: albañil vendría a ser un paleta)

Hecha la aclaración, paso a explicaros nuestra experiencia con estos especímenes:

Gracias a nuestro queridísimo Ayuntamiento, que siempre vela por nuestros intereses, nos vimos obligados a realizar una serie de obras en la fachada del edificio. Nos llegó un día un requerimiento diciéndonos que teníamos un plazo de un mes para arreglar las grietas de la fachada y la tortugada (canalón) del tejado. Y todo ello bajo la supervisión y proyecto de un facultativo (arquitecto). A pesar de preguntarlo en el Ayuntamiento, no he sido capaz de averiguar si el requerimiento fue fruto de una "denuncia" de un vecino (no de nuestro edificio, supongo), de una inspección por parte de un técnico municipal o de un rebote de un empleado público, pero lo cierto es que nos tuvimos que poner manos a la obra (nunca mejor dicho) y contratar a un arquitecto para que se ocupara de estas reparaciones. Los vecinos (solo somos 3) de la Comunidad de Propietarios decidimos que ya que nos poníamos y, sobre todo, ya que montaban un andamio (que es lo más caro del mundo mundial), aprovecharíamos para pintar la fachada.

Como pasa siempre -haya o no crisis- estos trabajadores están muy ocupados, pero dada la urgencia de nuestro caso y en un alarde de generosidad para con nosotros, en lugar de empezar más tarde los trabajos, los simultanearían con otra obra que están acabando. ¿Qué significa eso? Pues que vienen cuando quieren. Si no están, deduces que estarán en la otra obra y si vienen cuando no los esperas, cállate porque te están haciendo un gran favor. Resumiendo el día a día podríamos decir que:

- El primer día trajeron todos los elementos del andamio y los dejaron apoyados en la pared lateral del edificio, que al tratarse de una calle cortada, tiene menos tránsito peatonal y, sobre todo, de coches. Dos días después decidieron montar el andamio.

- Montado el andamio, empieza el espectáculo. Se acaba la intimidad y desde ese momento vives con el corazón encogido pensando que en cualquier momento una banda de albano-kosovares levantará la persiana y entrará a tu casa dispuesto a robar (¿qué pueden robarnos?, ¿como no sea un niño?) y a darte una paliza.

- Cuando te acuestas por la noche no te atreves a abrir la ventana porque podría entrar cualquiera, pero al encontrarnos en esta época del año y cuando ya has sudado toda la parte de arriba del pijama (sí, soy un señor y duermo con pijama. Lo explicaba aquí, en mis inicios del blog), decides, además de cambiártela, abrir la ventana, aunque no la persiana. Un hilillo de aire recorre la habitación.

- Al levantarnos, vamos a un ritmo estresante. Hay que cambiarse rápido (y con la persiana bajada y la ventana cerrada porque en cualquier momento pueden llegar los albañiles) y ventilar la habitación un momentito, antes de que lleguen.

- Como los vecinos de abajo se han ido a otra casa que tienen en el pueblo y los de arriba están de alquiler, mientras la propietaria vive en Valencia, los únicos que pringan con todo esto somos nosotros (no te quejes, Paterfamilias, que eres el Presidente de ésta, nuestra Comunidad ... Ya, claro). Llaman al interfono. Contesto y abro, deduzco que es un albañil porque sus reiteradas respuestas han sido siempre repetir la palabra "hola". Salgo al rellano de la escalera y aparece el jefe de los albañiles. Es magrebí y, de verdad, habla igual que cualquiera de esos humoristas que los imitan.

A (albañil): Hola, hola, hola, hola ...

Yo: Hola, hola.

A: Es que nadie me contestaba y por eso decía hola

Yo: Ya, pero diciendo hola, tampoco podemos saber quién es

A: Necesitamos llenar esto de agua (mientras señala un gran bidón que lleva) y tiene que ser agua de la Comunidad

Yo, aturdido por lo de "agua de la Comunidad": Bueno vale, pero si yo le lleno el bidón será agua mía, no de la Comunidad

A: Es que no hay otro sitio con agua y ahora que le pillo, como no hay nadie más en el edificio ... (encima me recuerda que somos los únicos que estamos soportando las obras)

Yo: Sí, aquí, en la plaza (esta muy cerca), hay una fuente ...

A: No, fuente, no. Es pública y yo necesito agua de la Comunidad, ¿me entiende? Agua pública, no porque la obra es para la Comunidad, no pública.

Yo, ya no aturdido, sino estupefacto con la respuesta: Bueno, vale, déjeme el bidón que se lo llenaré. Y así lo hice, le entregué los 15 litros que allí cabían de "agua de la Comunidad"

- La casa está llena de polvo. No solo el que entra por las ventanas (por muy cerradas que estén), sino que el traen las suelas de los zapatos cuando vienes de la calle y pisas la entrada del edificio.

- Parece que ya han acabado las obras de reparación de la fachada y deduzco que empezarán las del canalón del tejado. Aunque no lo tengo del todo claro porque esta tarde pintarán un trozo de pared de la fachada con diversas muestras de colores para que decidamos el tono. Ya sabéis, chocolate, camel, niebla, desierto de Gobi, Sáhara o Atacama, teja, marte ... Aquí los más activos y exigentes con el color son los demás vecinos ... sí, sí, los que no soportan las obras, son los que se creen con el derecho para eligir color. No pensamos discutir -en esto del color- lo más mínimo con ellos.

- Como todavía nos caben más grupos de whatsapp en el móvil y añoramos el sonido de recepción de mensajes si han pasado más de 3 minutos, se creó un grupo de vecinos exclusivamente para las obras. No solo las aguantamos, sino que vamos contestando a las preguntas de lo vecinos acerca del desarrollo de las obras.

Pues eso, que estamos de lo más divertido.


15 comentarios:

  1. jaja, ¡Qué bueno! será que el agua pública y el agua Comunidad van por conductos diferentes o tiene alguna propiedad particular. En cuanto a lo de publicar post , pues entre el calor , la playa , los niños , no damos para más.
    Os pido vuestro apoyo aquí :
    http://serendipeandoagusto.blogspot.com.es/2014/07/emprendimiento-entusiasmo-y-solidaridad.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja, será eso ;-)

      Sí, ahora publicar cuesta mucho más

      Eliminar
  2. Qué envidia me das. Tú nunca te aburres.:). Que te sea leve. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¿Envidia?! Dame tu dirección y te los envío para allá

      Eliminar
  3. en obras te veas...... que horror!!!!
    Bonito edificio, y ventaja de ser sólo 3 vecinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, un horror.

      Oh, no, el edificio de la foto no es el nuestro. Está sacado de internet y escogido "al azahar"

      Eliminar
  4. Uffff que acabe pronto!
    Para el polvo de los zapatos podéis dejar los zapatos en la entrada y andar por casa en zapatillas, como los búlgaros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, eso.

      Lo de andar descalzos por casa ya lo hacen todos mis hijos durante todo el año, haya o no obras.Estos búlgaros ... ;-)

      Eliminar
  5. Spain is different, ya sabes... Aquí se trabaja a otro ritmo. Un día llevas los andamios...otro los montas...otro ya subes a ver si es estable..y si no es mañana, pues pasado o al siguiente. ;))
    ¿Tengo que rellenar algún formulario para quedarme por el blog? Me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy diferente, es verdad.

      jajajajaja, es tu casa. Pásate cuando quieras

      Eliminar
  6. Jajajajaja. ¿Ves como tienes una vida muy interesante? Anda y no te quejes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajaja. ¿estresante o interesante? ;-)

      Eliminar
  7. Hola de nuevo!!!
    ¡Que tipo tan recto al no querer hacer uso del agua de Cataluña! No se de que te sorprendes si la obra es de la comunidad ,todos los gastos a la comunidad. Vais a tener que poner un grifo en el portal xa uso exclusivo de la comunidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánto tiempo! Mira si hace tiempo que si no recuerdo mal, habías corrido la San Silvestre o algo similar. ¿Cómo van las agujetas? ;-)

      jajajajaja, muy bueno, lo del grifo en el portal

      Eliminar
  8. jajajaja Menos mal que pedía "Agua de la comunidad" y no agua mineral ó algo por el estilo jajajaja.
    Muy bien Pater, veo que has estudiado lo de los colores. Yo voto por Desierto de Gobi, es muy naif y complementa el estilo constructivo del edificio :P
    Antes de pertenecer a un grupo de Whatsapp de la comunidad prefiero que me deporten. :P
    Besazo

    ResponderEliminar

Recuerda que es un blog para todos los públicos. Si vas a dejar tu comentario, procura que no sea ofensivo ni de mal gusto, así como que sea respetuoso con las opiniones de los demás. Muchas gracias