jueves, 14 de marzo de 2013

Francisco

Ayer por la tarde tenía que dar una "clase virtual-presencial" (sí, ya lo sé, suena contradictorio, es como decir que me he comprado una camisa blanca-negra muy bonita, pero es así como la llaman los de esta Escuela de Negocios) sobre "Cumplimiento Normativo". Cuando acabé, y antes de empezar a estudiarme un asunto del Turno de Oficio, miré algún diario digital para ver si había novedades en el Cónclave. Nada. Descubrí un diario que conectaba en directo con la Pza. de San Pedro y como mi ordenador tiene un problema (bueno, el problema lo tengo yo) con el sonido, me quedé embobado mirando las imágenes. Antes de irme volví a conectarme y vi que todo seguía igual. Aunque parezca una tontería, me costó apagar el ordenador porque me hacía ilusión ver -¡en directo!- cómo salía humo blanco si fuera el caso.

Cuando iba por la calle empecé a oír repiques de campanas de diversas iglesias. Al venir de varios lados, era como oírlo en estéreo. A pesar de que uno no es muy listo, tuve mis sospechas y acudí, ¡cómo no!, a Twitter y comprobé que, efectivamente "Habemus Papam". Antes de llegar a casa debía pasar por la farmacia y por casa de un sobrino a devolverle su ordenador portátil que me prestó para dar la clase. A lo primero fui, a casa de mi sobrino, no.

Llegué corriendo a casa y me planté ante el televisor. Esos "minutos" que debían transcurrir desde que la fumata blanca anunció que teníamos Papa hasta que saliera por el balcón, se hicieron largos, muy largos. Ver a tanta gente congregada en San Pedro con esa expectación a pesar del frío y la lluvia, era una muestra más de que la Iglesia es como una (gran) familia y que es muy difícil que sin los ojos de la fe se entienda algo de todo esto. Ahí vi claro que todo lo que estos días se decía (y se dice y se dirá) en los medios de comunicación está escrito desde un punto de vista meramente humano que hace del todo imposible su comprensión.

Twitter echaba humo. Las "apuestas" eran cada vez más, los rumores más generalizados (hasta mi hijo P. se aventuró a decir que "apostaba" por Scola tras leer varios tuits de gente que aseguraba que la cuenta de Twitter de este Cardenal había sido eliminada -se cerró el viernes, pero bueno-) y la espera, aunque larga, no era desesperante. JP y S. no paraban de preguntar sobre cuándo saldría el Papa.

Por fin llegó el momento. Se encendieron las luces y se movieron las cortinas. Antes de abrirse las puertas del balcón, una fugaz imagen -inédita hasta ahora en anteriores Cónclaves- nos mostró el interior de esa sala con el nuevo Papa ya revestido como Pontífice. Apareció el ¿camarlengo? (ains, si tuviera aquí a Paloma Gómez Borrero, que parece saberlo todo, se lo preguntaría) y anunció el nombre del nuevo Papa. Al oír el apellido se me escapó un "¡es el argentino, el de Buenos Aires!".

El resto de lo acontecido ya lo conocéis todos. Y lo escribo conscientemente, porque, a pesar de lo que digan las frías estadísticas o ciertas voces interesadas en ello, la Iglesia sigue interesando a mucha, muchísima gente. Evidentemente, también se sucedieron en Twitter las bromas sobre el tema y como siempre, algunas eran graciosas, otras menos y otras ofensivas. Una de las que me hizo gracia es la que decía que a partir de ahora la Guardia Suiza sería conocida como "Los hombres de Paco". Sin embargo, el que más gracia me hizo fue uno que decía que el Papa era conservador, para después añadir, "contrario a la Teología de la Liberación y al matrimonio homosexual". Vamos a ver, aquí ya no hace falta tener ni una mijita de fe para entenderlo, sino simplemente una neurona basta (no os podéis ni imaginar lo que cuesta explicar algo tan evidente). Se trata de la persona que hará de cabeza de la Iglesia Católica, ¿alguien en su sano juicio esperaba otra cosa? Quizá con un ejemplo se entienda mejor, ¿os imagináis que tras la sesión extraordinaria del Partido Comunista Chino convocada para elegir al sucesor del anterior mandamás la prensa informara diciendo que el nuevo Presidente es contrario a la democracia y a la libertad religiosa? Por favor.

Insisto, hay que ver todo esto con los ojos de la fe, si no es imposible entenderlo y se queda simplemente en una especie de espectáculo que en todo lo que representa.


15 comentarios:

  1. Yo me quedé como una boba porque no escuché el apellido, y no veas que revuelo hasta que me enteré de quien era...
    A mi me gusta, me gustó mucho su discurso y su actitud, y me acordé mucho de ti, tenía ganas de leer tu opinión.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te acordaras de mí. ¿Mi opinión? Pero si no vale nada. De verdad que no es una respuesta políticamente correcta, sino que yo siempre resultaría ganador porque cualquiera que hubiera sido elegido me parecía bien. Tiene todo mi apoyo y mis oraciones.

      Eliminar
  2. Pater, y qué opinas del nuevo Papa?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta!!!! (cualquiera me habría encantado), pero si quieres que entre en el terreno más humano, me gusta que sea hispanohablante y aficionado al fútbol (aunque sea del San Lorenzo de Almagro, siempre viste con los colores del Sevilla)

      Eliminar
  3. Con la misma emoción oí el repiqueo de las campanas mientras acompañaba a mi hijo a cortarse el pelo. Le expliqué lo que significaban y el peluquero se sorprendía de mi "sabiduría" (asi lo calificó. En fin, no había que ser muy perspicaz..... luego me preguntó si sabía quien era el eligido, y ya le dije que el repique de campanas aún no es un lenguaje como el silbo gomero ;)

    Estoy muy esperanzada, porque lo que siempre se ha dicho del ahora Papa Francisco es muy bueno, muy valiente, diferente......

    Justo ayer salía tarde de una reunión con un sacerdote y otros 15 voluntarios, desesperados por no poder atender a las familias de sus 3 parroquias. El joven sacerdote lloraba de impotencia. Y terminamos poniendonos en manos de Dios y del Santo Padre. Para que nos iluminen y nos ayuden, con su ejemplo, a cambiar las cosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que tú eres muy lista ;-)

      Muy buena disposición esa de ponerse en las manos de Dios y del Papa. Todo saldrá bien.

      Eliminar
  4. Comparto tu alegría, Páterfamilias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos muy contentos, sí señor. Enhorabuena Fernando.

      Eliminar
  5. Me gusta y me gusta mucho. Estoy segura que va a ser un buen Papa con la ayuda de Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que sí. Le ayudaremos rezando por él.

      Eliminar
  6. Es la primera vez que me he quedado esperando delante de la televisión y también se me hizo interminable. Me parece estupendo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La expectación era enorme. Estoy seguro que será estupendo.

      Eliminar
  7. No hay que verlo desde la fe, sino desde el sentido común, creo yo.

    Pues a mí lo que me gusta es que sea jesuita, mira por dónde.

    Muy buen post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás sí, pero desde la fe se entienden muchas cosas.

      A mí me gusta sea lo que sea.

      Gracias

      Eliminar
  8. Es curioso el tiempo que le dedican al Papa los medios que son abiertamente laicos y anticlericales.
    Esperemos que haga lo mejor para la iglesia, ha empezado bien, veremos como sigue.
    Besazo

    ResponderEliminar

Recuerda que es un blog para todos los públicos. Si vas a dejar tu comentario, procura que no sea ofensivo ni de mal gusto, así como que sea respetuoso con las opiniones de los demás. Muchas gracias