miércoles, 4 de diciembre de 2013

Despertares

Ya sé que hay una película con este título que, por cierto, me gustó. Pero no, la entrada de hoy no va sobre eso, sino sobre unos (terribles) recuerdos que tuve anoche al acostarme.

S. lleva unos días enfermo, según el médico es un simple catarro, pero que para ser simple no está nada mal porque lleva días con fiebre y una tos más propia de un perro que de un niño. Ah, hoy se le ha sumado P. también con fiebre y una tos como de ... hummm ... ¿cómo diría yo? ... ¡de cachalote! Nunca he oído toser a un cachalote, pero me lo puedo imaginar

Decía que anoche al acostarme ... hago un inciso para contaros la ginkana que A. me había preparado:

A. estaba muy cansada y se fue a leer en su kindle (lo que se dice leer dura unos minutos) a la cama. Sin embargo, dado el estado de P., que Mi. duerme en la misma habitación que el convaleciente y que A. quería evitar un contagio, mi mujer decidió que lo mejor era que Mi. llevara su colchón a nuestra habitación y durmiera allí, a los pies de la cama, en el lado de A. para ser más exactos.

Cuando fui a acostarme, a oscuras, me encontré con ese panorama. Para ir al lavabo debía pasar por un estrecho espacio que había entre el colchón y el armario. Me sentía como en un rocódromo, pero sin cuerdas y sin huecos en las puertas del armario, que son más lisas que mi frente sin nevus. Alcancé mi objetivo no sin muchas dificultades y para poder acostarme debí superar la misma prueba, cosa que resultó más sencilla dada mi reciente experiencia. Cuando por fin llegué a mi lado de la cama, me puse el pijama y me metí en el sobre. Ahí es cuando me vino aquel recuerdo. Me encontraba yo en esos momentos previos al sueño (seguro que se llama fase no sé qué), que ni duermes, pero que lo que se dice despierto, como que tampoco, cuando oigo un ligero gemido proveniente de la habitación de los pequeños. Hago como que no lo oigo, pero mi cerebro ya se ha puesto a trabajar (y para estar medio dormido, vaya tela a qué velocidad), detecta que es S. y empieza a plantearme la historia que me tocará vivir:

1) S. tiene un subidón de fiebre que hará que me tenga que levantar a ver qué pasa.

2) Llegaré a su cama y le preguntaré cómo está (pregunta absurda si está ardiendo y lloriqueando).

3) Como sé que había tomado la medicina al acostarse, no sé qué podré darle. Tendré que despertar a A. y preguntarle.

4) Para poder preguntarle a A. tendré que pasar por el improvisado rocódromo liso que hay montado en mi habitación.

5) Cuando por fin consiga superar otra vez esa prueba, me dirá que le dé Apiretal

6) Volveré al estrecho sendero al borde del precipicio para dirigirme a la cocina. Atravesaré ese pasillo recién pintado de marrón (más oscuro que la boca del lobo), llenaré la jeringuilla y cuando llegue al borde de la cama de S. estará más que dormido.

Tras algunos gemidos más, ahí quedó la cosa, gracias a Dios. No sé, el que se hagan mayores tiene alguna que otra ventaja. En el recuerdo quedan aquellas noches en las que (hay que reconocerlo, era A. la que casi siempre se levantaba, cosas de tener un oído tan fino ...) un niño llora con todo lo que ello conlleva.

Ah, aquí van unas fotos del pasillo y el recibidor después de pintarlos de color marrón (lo que ha conllevado que todos esos marcos pequeños con fotos los haya tenido que pintar de blanco para que resaltaran un poco)

Recibidor


Pasillo

Pasillo (y los famosos marcos)

28 comentarios:

  1. Las noches malas: ya con niños mayores, es lo que no echo de menos. Y que se pusieran malitos. Las vomitonas. Las fiebres altas.... Se sobrevive, pero es una época dura.

    El pasillo ha quedado IDEAL. Perdona la cursilería de la palabra, pero es lo que pienso. Me habeis dado una idea (tienes razón, yo mejor espero al verano para liar a mis hijos y algún amigo despistado)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calla, calla, las recuerdo con horror (y eso que yo "ni me enteraba")

      jajajajaja, grfacias por lo de IDEAL. ;-)

      Eliminar
  2. Han sido muchos años de niños enfermos y ahora que han pasado por la edad, a veces me pregunto cómo podía soportar tantas noches en vela. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto ... ¡y lo poco que se echa de menos! ;-)

      Eliminar
  3. Tengo suerte, la rubia nos ha dado sólo 3 malas noches. Contadas. Literalmente!
    A ver ahora qué tal con el lechón, que de todos es sabido que los niños son más flojos que las niñas!

    Me ENCANTA el pasillo. El color es genial y se ve que eres un experto pintor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros tampoco hemos tenido mala suerte, lo que pasa es al ser tantos las probabilidades se multiplican ...

      Me alegro que te guste ... y gracias por lo de experto pintor.

      Eliminar
  4. ufff qué recuerdos y no buenos, los míos no han sido niños de ponerse malos a menudo, pero cuando lo hacen lo hacen por la puerta grande, con visita al hospital incluida. Lo peor la mononucleosis de Peque, cada vez que la oía dejar de respirar salía disparada a la habitación, buff qué noches sin dormir... quitaquita que sólo de pensarlo me da un noséqué.
    El pasillo precioso, te ha quedado estupendo. Me encanta.
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, eso, quitaquita ;-)

      Gracias. Me alegro que te guste

      Eliminar
  5. Espero que se os pase esa epidemia, porque si no, vais a ir cayendo uno a uno, y si la habitación no es muy grande, te veo mal, tendrás que poner una tirolina en el techo para atravesarla, jaja.
    El pasillo ha quedado muy chulo, pero, perdona que te diga, eso es color camel de toda la vida de Dios....
    Un beso pantone.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te contaré.

      ¡Ya estamos! Estaba pensando a ver lo que tardaba alguien en calificar este color de manera diferente a marrón. ;-)

      Eliminar
  6. Los despertares con niños pequeños son terribles, aunque también de mayores te despiertan, no creas. Eso sí van ellos solitos a dar el peñazo a tu cama.
    el pasillo ha quedado precioso y los marcos geniales. Me gusta la idea de los cuadros así tipo collage.
    Estoy con Boticaria, eso no es marrón, es camel de toda la vida.
    Besazo

    ResponderEliminar
  7. Yo el problema que tengo es que cuando llora uno, despierta al otro y entramos en un bucle.. :)
    Espero que se mejore y que no caiga nadie más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso también. Cuando empieza uno ... Aquí, como en el anuncio aquél, cuando hace pop ya no hay stop

      Eliminar
  8. Ey! Me encanta cómo te ha quedado la pintura!, y los marcos. Nosotros tenemos el pasillo lleno de fotos.
    Que se recuperen los enfermos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Jajajajaja, primero permíteme que me ría un rato. ¿Cómo te deja A. seguir con el blog? ¿Es consciente de la patrulla de seguidorAs que tienes?
    Lo de los niños enfermos, pobrecitos. Pero que no sé yo si es mejor que crezcan, porque cuando son pequeños, al menos los míos, era increíble pensar que tuvieran 39.5º y estuvieran por ahí corriendo; eso ahora con la mayor ya no pasa, se pone enferma y la pobre cada vez lo pasa peor (aunque hay que decir que tienen muy buena salud, pero alguna vez caen).
    Y ahora, venga, tachánnnnn, tatatachánnnnnnn, confiesa, ¡eres daltónico! Vamos, decirle al pasillo marrón. Queremos una manifestación pública de A. negándote.

    ResponderEliminar
  10. ¡Se me olvidaba! Que como seguro que te vas de "puente"... ¡FELICIDADES A MI.! Pasádlo bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Guau!, detallazo. Aunque, no, no nos hemos ido de puente

      Eliminar
  11. Pues el pasillo y el recibidor te han quedado estupendos. Enhorabuena,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias (confieso que temía tu comentario) ;-)

      Eliminar
  12. He intentado imaginarme el recibidor y el pasillo -que te han quedado como para que te contrate en tus horas libres... si es que tienes- lleno de niños. Un acierto el color CAMEL;-) Complicado que se noten los deditos "inocentes" de tu tropa. ¡Felicidades, Pater!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajajaja. Que no, que es marrón (o eso dice el bote de pintura de la casa Bruguer).

      Gracias por los piropos.

      Eliminar
  13. ¿Marrón? Yo pensaba que era Toffee... ;)

    Está muy bonito en todo caso. Espero que se curen pronto, y no hagan epidemia de esas de terminar unos, y empezar otros que duran hasta marzo buffffff

    Lo del oido fino parece que es cosa de mujeres, sí...yo para afinar los oidos de mi santo uso Codo-cil intracostillar. Una dosis a media noche cuando se produce el ruido suele ser suficiente para reparar la sordera masculina. A veces dos dosis.

    Si A. nunca lo ha usado contigo es que es MUY MUY MUY MUY BUENA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya, ahora resulta que es toffee ...! ;-)

      Uf, calla, está siendo un martirio.

      jajajajajaja, buenísimo lo del codo-cil intracostillat. Mi mujer usaba otro con idénticos resultados: Rodi-cil

      Eliminar
  14. Aquí Ingenierocomehuevosdehormiga: qué está pasando???.mtu gran rival con el entrenador destituido y colista.

    Tu equipo, el mejor del mundo, by the way y objetivamente dicho seamde paso aprovechando que el Guadalquivir pasa por Hispalis..., con el aún Presidente a punto de entrar en prisión. Y tu sindicato favorito que no va de momento al trullo porque supongo sería políticamente incorrecto...

    Pero esto que es!!!???. Supongomque debes ser Monárquico, para añadir leña a la caldera...

    Si me ves por la calle, como si no nos conociésemos (de hecho... Quien eres?) no vaya a ser que me envíen a trabajar a Brasil, me echen de casa, mi equipo de futbol pierda dos partidos seguidos, pille una gripe del copón, vaya, cosas que nunca ocurrirían...

    Abraçada!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno, bueno. Para empezar ... ¿quién eres?

      No sé si perderá 2 partidos seguidos, pero para que tu equipo no gane solo hace falta que use la equipación esa de "Amigos de Ronald MacDonalds", que ha tenido que sacarla ante el todopoderoso Cartagena para poder por fin ganar un partido.

      Eliminar

Recuerda que es un blog para todos los públicos. Si vas a dejar tu comentario, procura que no sea ofensivo ni de mal gusto, así como que sea respetuoso con las opiniones de los demás. Muchas gracias