lunes, 29 de septiembre de 2014

La dieta milagrosa

Existen diversas verdades universales, lo sabemos todos. Una de ellas es que a medida que te haces mayor tiendes a engordar. ¿Por qué? Pues no lo sé, la verdad. Tampoco como tanto. Imagino que los expertos -que en mi blogosfera existen- dirán que influyen mucho los hábitos (¿nocivos?) o los no-hábitos, como hacer menos deporte, por ejemplo.

Relacionado con este tema, tuve una gran decepción hace unos días. Llevaba una vida de lo más normal para un tipo de mi edad: vacaciones de verano, practicar poco deporte, descubrimiento de la caipirinha, volver a fumar a mitad del mes de agosto (se está alargando demasiado y todavía no lo he vuelto a dejar), etc A pesar de este tipo de vida, no solo no engordaba, sino que adelgazaba. Al principio no me di mucha cuenta, pero al final estaba yo asombrado con este cambio de tendencia y empezaba ya a tomar notas para enviarlo a alguna revista médica de cierto prestigio como "The Lancet", cuando observé un pequeño detalle. Notaba mi adelgazamiento con unos pantalones concretos. Es decir, con la mayoría de los pantalones y bermudas (sí, en verano llevo bermudas, pero en el lugar y ocasión oportunos, no a todas horas) no notaba nada especial, pero con ésos sí. Hubo un dato (ya os he dicho que tomaba notas para enviar un sesudo estudio a esa revista médica) que me descolocó. Por circunstancias que no vienen al caso, tuve que ponerme unos pantalones más de vestir y -oh, sorpresa- no solo no se me caían, sino que me apretaban más de lo normal. Anoté ese dato (mi estudio no era sesgado, sino muy riguroso) pensando implorando que fuera la excepción que confirmara la regla y fui a acostarme. Me puse el pijama (no hace falta insistir, los señores dormimos en pijama) y volví a comprobar con satisfacción que seguía adelgazando. El pantalón del pijama seguía holgado.

Contento con mi metabolismo y mi evolución comenté el tema con A. (ya sabéis, contrastando mis datos con otros colegas). Más o menos fue así:

- Yo: A. estoy muy contento porque creo que estoy adelgazando ...

(Cara de póquer de A.)

- Yo: ... a pesar de no haber hecho dieta ni deporte como un poseso, noto que, no solo no engordo, sino que pierdo peso.

(A. arruga la frente y levanta una ceja hasta una altura que ni el mismísimo Ancelloti sería capaz de igualar)

- A.: ¿Ah, sí?

- Yo: Sí ... el pantalón del pijama cada vez me va más grande

- A: Ahhh, ¿el pantalón del pijama?

- Yo:

A partir de ahí, A. me explicó como si lo hiciera a un niño de 4 años, que la goma del pantalón del pijama suele darse de sí. "El paso del tiempo, los lavados, la secadora sobre todo, hacen que la goma se dé de sí. Lo entiendes, ¿no?"

24 comentarios:

  1. Buenísimo, me has sacado la sonrisa de la mañana de lunes, que ya es sacarme!!!!! Eres genial.

    ResponderEliminar
  2. Jaja, ¡Una referencia de medida muy rigurosa el pantalón del pijama! Pero me da pena que te quitaran la ilusión ..... Y¿Qué pasó con las Bermudas ?
    P.D. ¡Gracias por decirme lo del número, no lo sabía! Y es un poco pesado eso. Ya lo quité.

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaja, vamos, que le faltó llamar a S. para que te lo explicara, ¿no?

    ResponderEliminar
  4. Vaya, y tú que te habías hecho ilusiones...;) un beso.

    ResponderEliminar
  5. JajajajAja, lo de pesarte, por eso de tener un dato objetivo en tu sesudo estudio... como que no, verdad?.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. jajajaja me ha pasado, y es horrible cuando piensas con frialdad y te das cuenta que no es milagro alguno y que la figura va hacia la circunferencia sin que uno lo advierta. Si te sirve de consuelo creo que te sientes peor cuando eres mujer.
    Q. Beta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco me consuela mucho, pero sí, creo que es como dices ;-)

      Eliminar
  7. Mira que lo siento, Pater. También por A.Seguro que no ha sido plato de gusto darte semejante mala noticia ;))))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajajajaja Su carita era de "pobrecillo, qué desilusión se va a llevar cuando se lo cuente"

      Eliminar
  8. ¿Y no será que por las noches adelgazas y luego vuelves a engordar por el día? A la princesa Fiona le pasaba algo similar, aunque al revés...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, pues podría ser. Voy a iniciar un nuevo estudio ;-)

      Eliminar
  9. jajajajajajajajajajajaajajja buenísimo Pater, mira tú que a mí me pasa lo mismo y justamente con unos pantalones de pijamaa en concreto, es que cada día se me caen más jajajajajajajajaaja
    Besiness

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajaja Pues ya somos dos. Ahhh, no quisiera que te llevaras una decepción, perooooo no es muy de fiar este estudio ;-)

      Eliminar
  10. Dificil superar la altura de ceja de Ancelotti eh!!!! XDDDD
    Estoy con Matt. Si te pesas y te mides regularmente, te puedes ir haciendo una idea de tu evolución, incluso gráficas y quesitos 3D de esos que molan. Pero mídete, no vayas a crecer 10 cm a lo alto y no te des cuenta tampoco :P

    ResponderEliminar
  11. ya mismo voy a comprarme unos pantalones de pijama con goma! de ilusión también se vive
    Paaaater, me has alegrado la dieta!

    ResponderEliminar
  12. Ahora sé porque mi mujer me compra los pijamas en el chino del barrio, para que me haga ilusiones. !Y yo presumiendo de tipito!.
    Nada, mañana un buen plato de menudo, total si por la noche ya habré recuperado mi cinturita.
    Un abrazo Pater.

    ResponderEliminar
  13. ¡Eso mismito dice mi hija con los vaqueros!
    No quiere que se los lave porque dice que la primera vez que se los pone,engorda...luego a medida que se los pone más veces adelgaza ¿Eh?
    Pues igual que tú con el pijama. jajajajaja
    No es que se dan de sí, es que adelgazais :P
    Besazo

    ResponderEliminar

Recuerda que es un blog para todos los públicos. Si vas a dejar tu comentario, procura que no sea ofensivo ni de mal gusto, así como que sea respetuoso con las opiniones de los demás. Muchas gracias