jueves, 10 de abril de 2014

Prueba de paternidad

El título de la entrada puede llamar a engaño (sí, lo he comprobado, es "llamarse a engaño" y no "llevarse a engaño"), lo sé, pero si seguís leyendo, saldréis de dudas.

Hace un tiempo me llegó una designa del Turno de Oficio en la que debía defender los intereses de un ciudadano de origen italiano. Lo recibo en mi despacho y me cuenta la siguiente historia (hay que leer sus frases con el acento que oímos en esos anuncios de café italiano):

Conoció, a través de una red social, a una ciudadana sudamericana. Mantuvieron una relación (algo más que cordial) y fruto de la misma nació un hijo. La mujer, que parecía gallega, pues no sabías si subía o bajaba las escaleras, no le dijo que el hijo era suyo, pero tampoco que no lo era. Él, harto de la situación, quería que se le reconociera como padre de la criatura. Le advierto de las responsabilidades y obligaciones que ello implica (pasar una pensión de alimentos, establecer un régimen de visitas, etc) para que luego no me venga con que no lo sabía. Es consciente y lo acepta.

Como el tema es un tanto atípico (lo normal es que sea la madre la que inicie el tema reclamando a un hombre su paternidad o que el hijo, cuando alcanza la mayoría de edad, reclama la paternidad a quien cree que es su padre), estudio el tema y redacto una demanda cuya finalidad no es otra que conseguir que se practique una prueba biológica que reconozca la paternidad del demandante.

Como la justicia es lenta (y aún más si la comparamos con los parámetros que normalmente se usan para medir el tiempo), mi cliente empieza a ponerse nervioso. A menudo me llama por teléfono y amenaza con llevar a cabo determinadas acciones si no se agiliza el tema. Lo vuelvo a citar en el despacho y me cuenta que pasó su juventud en Nápoles y allí "trabajó" en una organización conocida a nivel mundial, cuyo modus vivendi ha sido recogido en alguna película como puede ser "El Padrino". Su trabajo consistía en "ir encima de una moto". Creo que con eso ya está todo dicho. Me dice que si antes de Navidad no tiene una sentencia "saldré en el telediario", "iré a la cárcel, pero más de uno será comida para los peces" y frases por el estilo.

Comento el tema con el Colegio de Abogados para que me digan cómo debo actuar y me ponen en contacto con uno de la Junta que es penalista. ¿Su consejo? "Denúncialo ante los Mossos". Ya, vale ... gra ..., gracias. ¿Pero éste tío qué quiere, que sea yo la comida para los peces?

Va pasando el tiempo y consigo ir dándole largas al cliente. Estoy más atento a las noticias y, no, de momento, mi cliente no es protagonista de ninguna de ellas.

En su escrito de contestación, la demandada dice lo siguiente:

1) Existe un defecto de forma en el planteamiento de la demanda, pues además de reclamar esa paternidad, debería impugnar la que figura inscrita en el Registro Civil. 

Lástima que "olvida" que esa paternidad que figura en el Registro Civil fue inscrita con posterioridad a la presentación de la demanda, cosa que es fácil de ver en el certificado que yo aporté junto con la demanda en el que solo figura la madre del bebé.

2) En un momento determinado dice que su representada "estaba pasando por una época de depresión y mantuvo relaciones sexuales con muchos hombres". No entraré yo a juzgar las bondades o no de ese remedio contra la depresión, pero ya me vino bien esa afirmación porque existían indicios (que es lo que exige la ley para que el Juez acepte que se practique la prueba biológica de paternidad) de que podía ser el padre de la criatura.

3) No se opone a la práctica de la prueba biológica, y añade, "siempre y cuando los gastos corran de cuenta y cargo del demandante". Vale.

4) Y, en el caso de que finalmente se determine que mi defendido es el padre, "se establezca una pensión de alimentos de .... y un régimen de visitas del menor ...". Perfecto.

Bueno, como podréis observar, es una contestación que abarca todas las posibilidades. Vamos, que no se moja mucho por su clienta. Para mí era la contestación perfecta porque, como ya os he dicho, lo más importante es que existan indicios de que uno pueda ser el padre para que se pueda llevar a cabo la prueba biológica. Y que más indicios que reconocer que mantuvo relaciones con mi cliente o que no se oponga a que se practique la prueba biológica.

Ayer estaba señalada la vista de este procedimiento. Llegué con la intención de que se practicaran muchas pruebas (conversaciones a través de facebook y whatsapp entre demandante y demandada en las que ella reconocía que él era el padre, álbumes de fotos en las que aparecen mi cliente y "su" hijo, testigos que han visto cómo en numerosas ocasiones la madre le traía al niño para que estuvieran juntos, etc. Mi sorpresa fue cuando sale la oficial del Juzgado y me pregunta si tengo la prueba. ¿Qué prueba?, pregunto. "La prueba biológica". Todavía con la cara de alucine le digo que todo este procedimiento es para conseguir precisamente eso, que se haga la prueba. La Juez nos hace entrar a Sala a los abogados y acordamos la suspensión de la vista hasta que se practique la prueba. Una vez la tengamos, se señalará nuevo día y hora para el juicio.

Cómo me voy a reír el día del juicio como el resultado de la prueba confirme que mi cliente es el padre del pequeño y, entre nosotros, ¡cómo me voy a reír como la prueba determine que no, que no es el padre!

24 comentarios:

  1. Pues yo no me reiría mucho, si luego la toma contigo.:) un beso.

    ResponderEliminar
  2. De todas maneras está bien que quiera hacerse cargo de sus responsabilidades.

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaja. ¿te vamos a reconocer cuando salgas en la tele relacionado con la Cosa Nostra? Desde luego, el cliente que no te toque a tí, no existe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja. Espero que no, sería muy mala señal. Es verdad, me toca cada uno ... y eso que cuento la mitad de la mitad

      Eliminar
  4. Qué miedo, la tuya es una profesión de riesgo! Flipo que te dijera directamente que es un ex mafioso... O_o

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también. Y eso es lo que me hace sospechar

      Eliminar
  5. Tratando con la mafia!!!!????? Ohhhh!!!!. Flipo Pater. Lo cuentas con mucha gracia pero yo me habría cagao.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas, mucha gracia no me hace, perooooo ....

      Eliminar
  6. Si no lo es, no te preocupes, hara que parezca un accidente. Para hacerse caca encima, oiga. Qué miedooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Qué bueno!, hará que parezca un accidente

      Eliminar
  7. Quien tuvo retuvo, Pater. Creo que estas pruebas son tremendamente exhaustivas... Tú, por si acaso, ríete si que se te note. No vayamos a lamentar una desgracia... ¿Qué haríamos después sin poder leer estas crónicas tuya tan agudas?;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, ya. Ansioso estoy esperando esas pruebas ;-)

      Eliminar
  8. Tú lo que tienes que saber es qué quiere "el que va a rriba de la moto" que salga en la prueba, porque como no le mole...
    Besazo y cuídate please

    ResponderEliminar
  9. pufffff tratar con cierto tipo de gente me descoloca, esto de amenazar, secuestrar, chantajear parece que es más normal de lo que una pensaba.

    Visto desde el ordenador, tienes para escribir un blog.... o más ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me hace mucha gracia este tipo de clientes, no creas

      Eliminar
  10. Anda tú, que eres muy valiente con las risas... Yo estaría muerta de miedo y pensando en mudarme. (aunque acá muy discretamente, la verdad es que la cosa TIENE gracia, pero no vaya a ser)

    Cuídate
    Q.Beta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo intento. Gracias. El otro día me llamó por teléfono y al colgar me deseó una "Feliz Pascua", lo cual me descolocó

      Eliminar
  11. Hoy es 14 de abril y el Páter no ha contestado ni un sólo de los comentarios ¿la Semana Santa? ¿los niños de vacaciones? o ¿la mafia calabresa?
    Páter manifiéstate!!!!
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja. De todo un poco (menos la mafia) y sobre todo las vacaciones

      Eliminar
  12. Siempre mejor tratar el tema antes de que sea tarde y ya sea más mayor, sobretodo franqueza y la verdad porque una cosa así no puede estar dudándote en tu cabeza durante tanto tiempo

    ResponderEliminar
  13. Hay que tomarse todo con serenidad, en momentos así la madre sufre porque ve que su marido desconfía de ella y no puede ser bonito pero más angustia deberá estar pasando el padre viendo que el hijo no puede ser suyo...

    ResponderEliminar

Recuerda que es un blog para todos los públicos. Si vas a dejar tu comentario, procura que no sea ofensivo ni de mal gusto, así como que sea respetuoso con las opiniones de los demás. Muchas gracias