jueves, 23 de agosto de 2012

Limpiando el coche

Seguimos descansando tan a gustito, pero hay algo que me turba, algo que hace que mi paz no sea total. Es un constante martilleo en mi conciencia. Llevo días dándole vueltas hasta que un repaso del blog me ha hecho caer en que hace un tiempo que no publico y mis fans -que son legión- me hacen llegar así su queja. España y yo somos así.
Ya dije en una ocasión que esribir una entrada en una tablet era un martirio (hubo quien añadió que comparable a depilarse las piernas sin cera, cosa de la que no puedo dar fe, pero de la que soy capaz de hacerme una idea), pero si a eso le añades que aquí la cobertura es mínima y que tener internet roza lo extraordinario, podéis imaginar el esfuerzo que estoy haciendo. Vosotros/as os merecéis todo.
Llegamos aquí el lunes por la noche y al día siguiente me dio uno de esos "prontos" de los que pronto te arrepientes (de ahí su nombre) y empecé a limpiar el coche. En nuestro caso es una odisea por las dimensiones del vehículo (para limpiar el techo necesito ayudarme de una escalera) y porque desconocía los productos de limpieza que aquí tienen. Tras mucho buscar y descartar limpiador de baño, lejía, antical, detergente de color, suavizante, limpiador jabonoso de madera y desincrustante de cemento, opté por un limpiador con amoníaco, eso sí, con una considerable dosis de recelo. Empiezo mi cometido ayudado por P. y cuando llevamos un rato aclarando pasa JP y exclama "¡Qué limpio!". Merece la pena el esfuerzo, pensaba, cuando JP añade "¡Es azul!, no sabía que el coche era azul". "Jo, yo tampoco lo sabía" En un acto instintivo miro la esponja con la que estaba limpiando el coche y ... ¡era verde! "Dios mío, el amoníaco está quitando el color al coche". Como seguía viendo el coche verde y temiendo que fuera un recurso de mi cerebro que se negaba a aceptar tal desgracia, pedí opiniones algo más autorizadas. Tanto A. como P. coincidieron en describir el coche como verde. Buf, ¡qué alivio!
Intentaré poner una foto del coche y así os hacéis una idea de la gracieta de JP.
De verdad, tengo los dedos destrozados, así que otro día os contaré más cosas.

15 comentarios:

  1. Pero verde tundra?, verde botella?, verde pino?, verde manzana?, verde lima? ... es que noprecisas, mozo¡¡¡ ;););)

    ResponderEliminar
  2. ¿Pero al final se destiñó o no?. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco, de ahí que la esponja (amarilla) estuviera verde.

      Eliminar
  3. ¡Joder, es azul! :P
    Besazo
    PD. Somos mayoría

    ResponderEliminar
  4. Lo que me faltaba!!! ;-)

    Vale, vale, la foto es de muy mala calidad y a contraluz, pero os puedo asegurar que es verde

    ResponderEliminar
  5. A mi me encantaría que mi coche fuera cambiando de color, no sé donde está el problema...
    Yo lo veo mitad verde y mitad azul...sólo he bebido una cañita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja A ver si al final va a resultar que es azul (o que en el colegio me enseñaron mal los colores, o soy daltónico, o ...)

      Eliminar
  6. jajajaja... me he partido de risa... JP ¡ídolo!!! jajajaja

    ResponderEliminar
  7. http://visitas-gratis-en-tu-blog.blogspot.com.es/

    Este blog vuelve a estar activo , visitenos para conocer otros blogs y dejar conocer tu blog . Gracias!!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Pater, no les des mas vuelta, tu coche es !VERDE!, verde del güeno como mi Be.., bueno vale, que estas de vacaciones, no te daré la lata mucho. Un placer reencontrarme con tus páginas.
    Un saludo y no lo laves mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hombre, tú por aquí! Hacía tiempo que no sabía de ti y me tenías preocupado ;-)

      Por fin uno que sabe y no tiene problemas de visión. ¡Pues claro que es verde! ¿Qué pasa, tu BMW también lo es? ;-)

      Eliminar

Recuerda que es un blog para todos los públicos. Si vas a dejar tu comentario, procura que no sea ofensivo ni de mal gusto, así como que sea respetuoso con las opiniones de los demás. Muchas gracias