viernes, 5 de abril de 2013

Cuando nos roba la administración


Tenía pensada otra entrada para hoy, pero la actualidad manda. No, no voy a escribir sobre la imputación de la Infanta, sino sobre algo que me ha ocurrido hace un rato y me ha puesto de muy mal rollo.


Esta mañana le he pedido el coche a mi suegro para ir a un Juzgado de lo Mercantil a aceptar otro cargo de administrador concursal y, justo después, llevar a Q. a una prueba de audiometría. Al salir nos hemos ido él y yo a un Mc Donald's (¡¿cuánto tiempo hacía que no iba?!) y allí observaba al personal que se nutría alimentaba llenaba el estómago en ese establecimiento por si daba para una entrada sin pensar que poco después tendría tema para una.

Tenía previsto devolver el coche a mis suegros, que Q. se quedara allí y yo irme al despacho, que está muy cerca, cuando Q. me pide que le deje en casa, que tiene que acabar un trabajo. Entonces -blando y comodón que es uno- he optado por aparcar y pasarme yo también por casa para descansar un poco. Aparcar en la calle cerca de casa es misión casi imposible, por lo que he empezado a dar vueltas porque tampoco era plan dejarlo en cualquier sitio. Al final he encontrado un sitio (¡solo quedaba uno!), nada cerca, pero bueno.

Decido irme al despacho, me despido de Q. (le repito que aproveche el tiempo y acabe el trabajo) y me dirijo hacia el coche. Cuando estoy casi a mitad de camino empieza a llover, pero como estoy más cerca del coche que de casa, decido seguir.

"Hummm, ¿no había aparcado yo aquí?" ... ¡El coche no está! Automáticamente miro al suelo y no veo ninguna pegatina con forma triangular.

"¡Jo!, me le han robado el coche a mi suegro"

Me acerco más y veo la pegatina de un verde que acojona en la que está apuntada -con un trazo de alguien que a duras penas superó la EGB- la matrícula del coche de mi suegro y, a continuación, un teléfono de información. ¿De información?, ¿de qué pretenden informarme? Sin ser un lince, me lo puedo imaginar fácilmente. Al mismo tiempo descubro una placa (juraría que la acababan de poner, pero el cemento que la sujetaba ya estaba seco, lo que me hacía dudar) de zona de carga y descarga

Como el depósito municipal está lejos y la lluvia ya empieza a tocar los calar, decido volver a casa a por un paraguas y llamar a ese número de teléfono.

- Un tono, dos tonos, tres tonos ... once tonos

- XXXvía, ¿dígame? (las 3 "X" del principio las pongo para preservar la identidad de la población en la que resido)

- He ido a recoger el coche y me he encontrado con un adhesivo de esos tan simpáticos que Vdes. ponen en el suelo cuando se llevan un coche. (Sí, ya sé, no es la mejor manera de empezar una conversación, pero no me salía el clásico "Buenas tardes, ¿serían tan amables de indicarme si, por error, se han llevado el vehículo que yo previamente había estacionado en la calle ...?")

- ¿Matrícula? (Si era el mismo que apuntó la matrícula en la pegatina, tampoco se caracterizaba por su simpatía o era un ser con una pasmosa facilidad en absorber y hacer propio el estado de ánimo de los otros)

- "B", de Barcelona, (4 números más), "O", de Oh, la grúa se ha llevado mi coche y "J" de Joder, la grúa se ha llevado mi coche.

- Sí, es un (marca y modelo del vehículo), lo tenemos aquí

- No sé por qué, ya me lo imaginaba ...

- Puede pasar a recogerlo por la calle tal (lejísimos) y pagar el (¿cómo le ha llamado?, ¿arrastre?), que son 164,20 €

Silencio ... largo silencio

- ¿Oiga?, ¿oiga? ... ¿está ahí?

- ¿Es una broma no?

- No, es la tasa que figura en la ordenanza aprobada por el último pleno municipal ...

- Creo que no me ha entendido, no quiero comprar el depósito municipal, simplemente quiero recoger el coche.

Silencio

- Si quiere, puede pagar con tarjeta.

Entonces he pensado que no iba tan desencaminado. Efectivamente, me han robado, no el coche, pero me han robado.

He cogido el paraguas y he ido a recogerlo.

23 comentarios:

  1. Ya sabes, hay que hacer caja como sea...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Madre mía!

    ¿En serio le has dicho la O y la J como comentas? Si me dices que sí, pasas a engrosar directamente mi lista de héroes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué otra cosa podía decir? De perdidos al río

      Eliminar
  4. Pues casi que esta entrada cuenta algo mucho más inmundo que lo de ayer!!

    Me indigno con estas cosas, de verdad. Lo siento mucho. Animo!

    ResponderEliminar
  5. Hay un afán recaudatorio indignante, una pena.

    ResponderEliminar
  6. Lo mejor, tu respuesta, pater :-)

    ResponderEliminar
  7. Mi querido esposo se encontró su coche con un precioso cepo, perfectamente aparcado, con ticket de zona azul en tiempo pero ¡error! en zona verde!!!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Que verguenza! Ya no saben qué hacer para recaudar dinero.
    Estas cosas me ponen de mala leche. Aquí en Madrid ahora la moda es ponerse en las rotondas de los pueblos a la hora de entrada de los colegios y se lían a poner multas por esceso de velocidad (tienen que ir a 30Kms) a todas las madres que van tarde a dejar a los churumbeles...
    Sin comentarios
    Besazo

    ResponderEliminar
  9. A mi me pasó algo parecido, lo que pasa es que yo dejé el coche en segunda fila una hora y media en una calle sin apenas tráfico cerca del Hospital Virgen del Rocío. Mea culpa, que dicen los ilustrados, pero lo que me fastidió fue el importe a pagar: !200! leuros ¿que hara mi querido ayuntamiento con más de treinta y tres mil pesetas?.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Igualito que en Madrid, donde hay que echar monedas según el color de la marca del suelo. Lo dejas tres minutos, vas a comprar churros y al volver ya está el tique de la multa. Si todos los servicios municipales funcionaran igual de bien, Madrid sería la ciudad mejor gestionada del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, eso, otro gallo cantaría (aplicable a cualquier ciudad española)

      Eliminar

Recuerda que es un blog para todos los públicos. Si vas a dejar tu comentario, procura que no sea ofensivo ni de mal gusto, así como que sea respetuoso con las opiniones de los demás. Muchas gracias