miércoles, 17 de abril de 2013

Hacer deberes con los hijos

Vaya por delante, para que nadie se lleve a engaño leyendo el título de la entrada, que quien normalmente (qué digo normalmente, ¡siempre!) se ocupa de esta tarea es A., salvo ocasiones excepcionales en las que me toca a mí.

La primera idea (o la única) con la que hay que quedarse es que es una tarea que requiere ímprobos esfuerzos y que bien llevada hace que seas acreedor de numerosos puntos para ganarte el Cielo. No obstante, el ser consciente de su dificultad no hace que ésta sea más llevadera, sino que impide que te crees falsas expectativas, que ya es mucho.

Otra idea básica a tener en cuenta es que lo que haces es acompañar al niño/a mientras hace los deberes y ayudarle cuando lo precise. Buf, ya ves, otra vez el bueno de Paterfamilias diciendo tonterías. ¡Claro, como ya no es tan regular publicando entradas! Seguro que lleva una mala vida ... Pues no, esa afirmación que hago no es baladí (tenía unas ganas de escribir esta palabra que no os lo podéis imaginar), una cosa es ayudar al niño a hacer los deberes y otra -muy distinta- hacer los deberes del niño. A veces, en las reuniones que periódicamente tenemos en el colegio veo expuestos algunos trabajos (los famosos murales) de niños de 2º de Primaria que ya quisiera para sí cualquier reputado diseñador.

¿Cuál es la mejor hora para hacer los deberes? Contestemos sin rodeos: ninguna. Teniendo en cuenta que entre las 9.00 h y las 17:00 h aproximadamente están en el colegio, no podemos hablar propiamente de deberes, porque éstos están pensados par hacerse tras la jornada escolar en la que -teóricamente- se han explicado los conceptos que pretenden enseñarse y los deberes tienen como función asentar esos conocimientos. Si llega a casa un ejército de niños más hambrientos que la plaga de langostas en Egipto (me río yo de aquéllo, ya ves, unos cuantos saltamontes comiendo cereales, comparado con 6 niños comiendo, no solo Choco-krispies, sino galletas con crema de cacao, rebanadas y rebanadas de pan de molde con más crema de cacao, yogures, etc) lo último que harán es ponerse a hacer deberes. Tras el merecido descanso después de una agotadora jornada escolar, lo mejor es, sin duda, ponerse a hacer deberes. Me imagino a A. en ese momento y grandes escalofríos me recorren el cuerpo. Claro, que si me toca a mí, podéis imaginar la hora que es y las ganas que tiene el niño de hacer deberes (como si su padre estuviera deseándolo, pero bueno)

¿Y el fin de semana? A priori todo parece más sencillo, ¿no? Error. Tampoco hay tiempo para hacer los deberes. Entre actividades familiares y compromisos futboleros, salir con los amigos y perrear, oye tú, que es verdad, que es muy difícil encontrar un momento para hacerlos. Si es que ...

El fin de semana pasado A. tuvo el detalle de pedirme que me ocupara de que JP hiciera los deberes. Me armo de paciencia y buen humor y me dirijo al cuarto de los pequeños. Debajo de varios juguetes, prendas de ropa, mochila y libros de Gerónimo Stilton encontré la mesa. Hicimos un hueco y JP sacó una hoja (escrita por las 2 caras) con los deberes de inglés. El título, revelador What I am?. A continuación, unos textos acompañados de sus respectivas viñetas (que lo único que consiguen es que el niño no lea nada, sino que mirando los dibujos intente adivinar qué pone ahí) y:

Yo: Venga JP, empieza a leer

Y va el tío y no lo hace del todo mal (eso sí, sin entusiasmo)

Yo: Muy bien. Ahora, dime ¿qué pone ahí?

JP: No sé

Yo: ?

JP: Bueno ... es un pato que se va a ver a un elefante y ...

Yo: Muy bien, JP, eso ya se sabe viendo el dibujo, pero, exactamente, ¿qué pone?

Con ayuda de su padre, una buena dosis de paciencia y algo de pedagogía, consigo que el niño vaya "traduciendo" todos los textos. Cuando ya ha quedado claro que se trata de un pato que quiere saber qué es (ya dedicaremos un día una entrada a esa mente ... criminal ... que redacta los deberes) y para ello se lo pregunta a un elefante (atención a la respuesta del elefante: "No tienes trompa, ni unos pies enormes, ni ... ¡No eres un elefante". A ver, listo, te he preguntado qué soy, no qué no soy es lo que tendría que haberle contestado el pato, pero, claro, son niños ...) Después hace lo mismo con un mono, un cocodrilo y un pájaro, para finalmente preguntarle a otro pato que -cosas que pasan- le abre los ojos (en sentido figurado). Al final del texto, una serie de preguntas. La primera de ellas ...

Yo: JP, ¿qué pone aquí?

JP: No lo sé (el niño bosteza como un energúmeno y su postura es más cercana a la de cualquier contorsionista que a la natural para hacer deberes).

Yo: Venga, JP, haz un esfuerzo 

JP: ...

Yo: Va, te ayudo. Aquí pone ¿Qué le dice el pato al elefante?

JP: Los animales no hablan.

Se levanta y se va.

Me quedé allí, sentado, delante de los deberes de JP, con una cara de tonto que no se podía aguantar. Tras unos segundos, salí corriendo detrás de JP





28 comentarios:

  1. Jajaja, y ahora a ver como le dices que no tiene razon...

    Sabes que baladi en arabe significa "local"?

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso, por eso me quedé con cara de bobo durante unos segundos.

      ¿En serio? Ni idea. Pues que sepas que el próximo domingo el Sevilla juega como "baladí" contra tu At. de Madrid. ;-)

      Eliminar
  2. Os acompaño en el sentimiento... Se me había olvidado esta época. Y en mi casa con dos menos.

    "-teóricamente- se han explicado los conceptos que pretenden enseñarse y los deberes tienen como función asentar esos conocimientos".

    Pregúntale a A. cómo lleva el día a día con ese "teóricamente".Porque la práctica es una realidad completamente distinta. Y si te ciñes a lo que te dicen los profesores, la criatura regresa al cole con la mitad de las tareas. Harta de escribir en la agenda: "no ha hecho los ejercicios porque no se ha explicado en clase".

    El fin de semana cunde cuando son mayores y/o no necesitan ya nadie a su lado.

    Bueno, Pater. A seguir bien y no perder el humor. Carga pilas que llegan los finales...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo pensar en esa tarea hace que sienta auténtica devoción por A., es mi heroína (mira, y además, en los dos sentidos)

      Eso, eso, que llegan los finales.

      Gracias por comentar

      Eliminar
  3. Lógica pura y dura, o acaso alguna vez has oído algún animal hablar?? jajajajajaja

    Besinosss y ánimo que ya no queda nada para que acabe el cole y lleguen las vacaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja Lo máximo que he llegado a oí es aun humano (con pinta de animal) hablando

      Gracias

      Eliminar
  4. Es una tarea muy importante, Páterfamilias. Los chicos se pueden sentir desamparados si sólo tienen la ayuda del profesor, necesitan que alguien se ocupe sólo de ellos. Y es la vía para conseguir disciplina, un niño que no estudia con sus padres acaba siendo un adolescente indisciplinado.

    Qué antiguo escribo.

    ResponderEliminar
  5. JAJAJAJA, ¡y demasiado que aguantó el pobre! Si es que ese tipo de deberes "chorra" con perdón, son inaguantables. Lo de la pobre A., no lo quiero imaginar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me lo imagino (solo un poquito) y me da algo

      Eliminar
  6. ¿Era clase de filosofía?:) tu hijo tiene razón. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja ...¡lo parecía!, pero la lección me la dio él a mí ;-)

      Eliminar
  7. Lo de JP es para darle un premio... de verdad, se lo ha ganado!
    Este fin de semana mi hija mayor ha traído deberes. Ya han empezado en su clase. .. ¡tiene tres años!

    ResponderEliminar
  8. Pues la próxima le pones una foto de Luis de Guindos y Angela Merkel, y lo mismo te aprende alemán y todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si aparece Montoro preguntando "What I am?", ya sería la bomba ;-)

      Eliminar
  9. jajajaj El crío tiene razón, los animales no hablan...por ahora. :P
    Estoy de acuerdo contigo. Siempr hice los deberes con mis hijos de manera que los ayudaban si lo necesitaban, pero de hacer deberes, nada de nada. Pero tenía compañeros que los cuadernos eran un primor...ya sabes.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, "por ahora"

      Creo que eso de hacer los deberes de los niños se ha hecho toda la vida (también recuerdo algunos trabajos de compañeros de clase que ... tela)

      Eliminar
  10. JAJAJAJAJJ Buenísimo JP, los animales no hablan, de verdad que hay tareas que son para un libro!!!!!!!

    Y ahora en serio, el tema de la tarea y los padres es de "escuela de padres". La tarea es DE los niños. Por muy absurda, difícil, o como se quiera califacar que sea, es SU tarea.

    En 6º de primaria se presentaron puentes de palillos en clase de mi hijo dignos de afamados arquitectos. Y los trabajos de "copia y pega" de internet son otro punto y aparte. Todo un mundo este de las tareas. Hasta se "profesionalizó" con el famoso "Rincón del Vago" !!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si un día me animo y hago un recopilatorio de deberes de los niños. Puede ser divertido.

      ¡Y Wikipedia!, que parece más serio, pero ...

      Eliminar
  11. Primero de todo agradecer públicamente los piropos que Pater me dedica. ¡Muchas gracias!
    La verdad es que me encanta y me sube la autoestima. Luego decir que hacer las tareas con los niños es de las obligaciones que menos me disgustan, además es la manera de estar a "solas" un ratito con cada hijo... Y es de justicia que os diga que el fin de semana, mientras yo estoy con los deberes.... Pater plancha! Saludos a tod@s. A.

    ResponderEliminar
  12. JP: !Ofú! ya se ha cansado mi Pater de planchar y ahora me toca aguantarlo.Y encima con ingles, !si él solo sabe latín!.
    Te dejo Pater que mis churumbeles estan en la feria y esta semana es muuu larga. !Las Bibliotecas a rebosar!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Ay, Pater... ¡es que JP es mucho más listo que tú, eso está claro!

    Aún no he llegado a ese punto (gracias a Dios), pero miedo me da pensarlo... y eso que es sólo una, no seis!!!!

    A., eres una campeona! Tienes toda nuestra admiración!

    Bs a ambos, padrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te llegará y verás. Te darán ganas de matar a quien puso los deberes.

      Eliminar
  14. Pater, el día que dejé de ayudar con los deberes fui tan feliz como el día que pagamos el último recibo de la hipoteca!!!!
    Y yo que sigo sin entender el porqué de tantos deberes absurdos.... dejémoslo aqui y feliz finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja buenísima la comparación.

      Eso, eso, dejémoslo ahí

      Eliminar

Recuerda que es un blog para todos los públicos. Si vas a dejar tu comentario, procura que no sea ofensivo ni de mal gusto, así como que sea respetuoso con las opiniones de los demás. Muchas gracias