martes, 27 de noviembre de 2012

Debo hacer ejercicio

A raíz de una de mis últimas visitas al médico, éste me preguntó si practicaba algún deporte. Creo que no lo hizo por curiosidad, sino para hacerse una idea de la vida que llevaba y si era necesario introducir alguna pauta de ejercicio en mi día a día para intentar aliviar un poco esa carga en la zona lumbar como consecuencia de mi escoliosis.

Cuando le dije que jugaba a padel un día a la semana me dijo que precisamente no era el deporte más apropiado para ello (ni que fuera de riesgo, pensé) porque te pasas todo el tiempo agachándote (y no para recoger bolas, sino para golpearlas). Me comentó que lo ideal sería hacer natación o Pilates (según él, es la gimnasia sueca de toda la vida). No contesté ni soy consciente de hacer una mueca, pero algo debió pasar porque enseguida añadió que, por lo menos, debía realizar unos simples ejercicios para descargar esa zona y enseguida se dirigió a la camilla y empezó a mostrarme en qué consistían esos ejercicios. Es de agradecer que, en lugar de explicarme en qué consistían, empezara a hacerlos con una dedicación propia del que aspira a conseguir una plaza en el cuerpo de policía.

Lo de la natación no se me ha pasado por la cabeza, la verdad. Solo con pensar en que debo apuntarme a un club y, sobre todo, buscar un espacio en mi horario que como mínimo me ocupará dos horas (entre que vas, te pones el bañador, nadas, te vuelves a vestir y vuelves) se me quitan las ganas. Además, estoy convencido que la piscina estará ocupada por un grupo de señoras de la tercera edad haciendo todo tipo de ejercicios en su zona reservada, mientras que los que queremos "hacer piscinas" tendremos solo un carril. Y ahí varios tíos nadando arriba y abajo, uno detrás de otro y chocando con el que viene en sentido contrario. Va a ser que no.

Del Pilates he oído hablar -como todo el mundo-, pero no tengo ni idea de cuáles son los ejerciciosa realizar y, como en la natación, habría que buscar un gimnasio o similar, apuntarme dentro de un horario que encaje y compartir ejercicios con señoras mayores y algún lisiadillo como yo y ... no, no me apetece. Ya me imagino la escena:

- Monitora (¿se llama así?): Queridas alumnas, hoy nos acompaña un nuevo compañero, así que, por favor, saludadlo.

- Todas: Holaaaaaaa.

- Monitora: ¿Puedes presentarte?

- Yo: ¡Vaya!, creí que me había apuntado a Pilates, no a un grupo de alcohólicos anónimos, pero bueno ... me llamo Paterfamilias y ...

- Monitora: Está bien, tampoco se trata de que nos cuentes tu vida, simplemente dinos, si quieres (esto último lo remarca para que pille que es importantísimo explicarlo), por qué has venido aquí.

- Yo: Pues ... porque me gustó este gimnasio (mentira, era el más barato).

- Monitora: No, Pa..., ¿Paterfamilias era tu nombre?

- Yo: Sí, Paterfamilias (como si nadie se llamara así)

- Monitora: No, explícanos por qué has decidido hacer Pilates.

- Yo: (estaba equivocado, es peor que un grupo de alcohólicos anónimos) Pues porque el médico me lo aconsejó.

- Monitora: ¿Aconsejado? ... Por algo será, ¿no?

- Yo: (esta tipa lo que quiere saber es dónde está mi tara). Es que ... es que ... tengo escoliosis y ...

- Todas: ¡¡¡¡Ooohhhh, escoliosis!!!!

- Yo: Sí, escoliosis, ¿qué pasa?, ¿acaso os he preguntado yo a cada una de vosotras por qué estáis aquí? ... ¿eh, eh?

Pues eso, que no tengo ningunas ganas de pasar por eso, así que buscaré en internet, que seguro que encuentro algún sitio que me puede ayudar con esos ejercicios. Ya me veo yendo a Decathlon a comprarme una esterilla y algún que otro elemento para poder empezar.

Como siempre lo importante será animarme a empezar porque hasta ahora es que no he hecho ni los ejercicios que con tanto denuedo realizó el médico en la camilla de su consulta el día de mi visita.

18 comentarios:

  1. No sabes cómo te entiendo. Tiemblo de pensar en tener que hacer algo relacionado con un gimnasio.

    Esa imaginación "la loca de la casa" es tan graciosa como tú ;) La gente que acude a un gimnasio, suele estar contenta a pesar del sacrificio. Si A. pudiera acompañarte (estoy soñando) sería divertido para ambos. Suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que ni se me pasa por la cabeza. Es cierto que lo he exagerado, pero no está el horno para bollos

      Eliminar
  2. Jajajajajajaja!
    Siempre te puedes comprar el vídeo de Jane Fonda y practicar en casa... o si te parece demasiado mayor para ti, prueba con el de Cindy Crawford!

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay, Páter, que en realidad no somos tan malas! Pero cuenta, cuenta, a qué gimnasio te vas a apuntar, por si me da por pasarme ; P
    Estás igual que yo, escoliosis, (¿no tienes mal las cervicales) jugando al pádel y renegando de lo que de verdad nos vendría bien. Ainss, si es que los médicos son muuuuu cansinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cervicales, de momento, bien ... toco madera. Y el padel es mucho más divertido. Dónde vas a parar

      Eliminar
  4. A ver, que no, que lo de los gimnasios no es así, jajaja, en general te suelen orientar bien y no tienes que contar nada delante de nadie, ni el nombre, sólo al monitor que te explicará como hacer los ejercicios ( para que no te lesiones) y que es lo que mejor te va. Y va gente JOVEN,como tu yo como yo, y superjóvenes, de los de " tía, ayer me fui de empalmada y casi no llego a clase de mates". Yo, lo mejor que he hecho este año, apuntarme al gim.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Ya tu sabeh que ensajeraba. Muchas gracias por lo de joven ;-)

      Eliminar
  5. Qué cruel la narración del gimnasio, Páterfamilias: menos mal que escribes con seudónimo.

    En serio: a gente que yo conozco, nada deportista, le ha ido muy bien, han notado un alivio inmediato y se han hecho adictos. Claro, es como todo: es necesario acertar con un buen profesor, si no puede ser peor. Ponte pronto a ello, ya nos contarás qué tal te sienta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya he dicho antes, dudo que me ponga a buscarlo.

      Eliminar
  6. Con fuerza de voluntad podrías hacer los ejercicios sólo en casa, pero la verdad es que yo soy incapaz. Suerte con tu búsqueda. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí van los tiros, Susana. Eso sí, necesitaré fuerza de voluntad

      Eliminar
  7. El Pilates es bueno. Más duro de lo que dicen al principio, pero es bueno.
    Búscate un gimnasio y deja de rezongar que además en algunos se pasa muy bien :P
    Besazo

    ResponderEliminar
  8. El gimnasio (y en general, cualquier ejercicio en donde la variable juego no exista) me parece un rollo.

    Mira, yo con el padel me provoqué una minitendinitis este verano. se cura y ya está, volveré a jugar. Sin embargo, un mal estiramiento en Pilates me provocó una especie de lumbalgia y no he vuelto.

    Si eso, mira el mus...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa lo mismo. Un rollo

      Buena idea!!, miraré un gimnasio donde enseñen mus ;-)

      Eliminar
  9. A mi también me recomendaron hacer pilates y me he quedado con las ganas. A cambio, hacía Yoga con la Wii y la verdad es que me encantó.

    ResponderEliminar

Recuerda que es un blog para todos los públicos. Si vas a dejar tu comentario, procura que no sea ofensivo ni de mal gusto, así como que sea respetuoso con las opiniones de los demás. Muchas gracias