jueves, 21 de junio de 2012

Cuando la poli hace trampas

Os contaba en esta entrada cómo había ido mi última guardia. Pues bien, hace unos días se celebró el juicio correspondiente al "presunto" atracador de una gasolinera. Como parece ser que había utilizado un cuchillo y llevaba la cara tapada, a pesar de que el "botín" fuera de doscientos y pico euros (más pequeño que el Presidente del Santander), la Fiscal pedía 5 años de prisión teniendo en cuenta esos agravantes, así como que era reincidente.

Antes de empezar el juicio bajé al calabozo de los Juzgados para entrevistarme con mi cliente y me dijo que la policía (autonómica) le había hecho una fotografía con un móvil en uno de los registros que le hicieron. Le daba yo vueltas a eso que me había comentado cuando nos llaman a Sala. Los testigos propuestos (el empleado de la gasolinera atracada y tres jóvenes magrebíes que supuestamente habían visto al acusado desde el interior de un vehículo huyendo de la gasolinera en "actitud sospechosa", habían reconocido a mi cliente en la prueba fotográfica realizada en sede policial (sin que hubiera un abogado presente) y en la rueda de reconocimiento celebrada en el Juzgado de guardia.

Durante la práctica de la prueba propuesta, y en plena declaración de uno de los testigos, concretamente el empleado de la gasolinera, es decir, el testigo que mejor vio al acusado, le pregunté si se ratificaba en lo manifestado en el Juzgado de guardia, donde, entre otras cosas, mostró sus dudas en sobre la identidad del acusado en la rueda de reconocimiento. Me dijo que sí y -no sé si se le escapó, pero lo cierto es que me dio el alegrón- añadió "Bueno, cuando la policía me enseñó su fotografía en el móvil ..." "¿Cómo ha dicho?, ¿que la policía le enseñó una fotografía en un móvil en la que solo aparecía el acusado?", le interrumpí. "", dijo él. Y añadí "No me lo diga, ¿y luego le mostró unas cuantas fotografías a ver si reconocía al acusado?". "", volvió a contestar. De reojo, como quien no quiere la cosa, miré a la Juez y ésta a mí.

Eso explicaba, entre otras cosas, la "seguridad" mostrada por los jóvenes magrebíes en el reconocimiento del acusado durante la rueda de reconocimiento, a pesar de haberlo visto desde el interior de un vehículo, con la cara tapada y a no sé cuántos metros de distancia y, en cambio, el empleado de la gasolinera, que lo había tenido a escasos centímetros, dudó en reconocerlo.

Pedí a Su Señoría que cada vez que abandonara la Sala después de someterse al interrogatorio del Ministerio Fiscal y al de la defensa (al mío) cualquiera de los tres magrebíes no volviera a encontrarse con los otros dos, sino que estuviera en una sala aparte. Me puse las botas con ellos, incurrieron en diversas contradicciones y conseguí que dos de ellos reconocieran que la policía les mostró una fotografía en un móvil del acusado.

Y lo mejor de todo (o lo peor, ya no lo sé), fue que ninguno de los policías que intervinieron -que eran unos cuantos- reconoció haber sacado esa fotografía, a pesar de habérselo preguntado a todos.

En mi informe final, me despaché a gusto, hasta el punto de que, mirando a la Juez, le dije "Señoría, tengo hijos pequeños que juegan al Memory y aquí, lo que ha hecho la policía es que los testigos jueguen al Memory pero haciendo trampas"

A pesar de que no existen pruebas contundentes, que la mayoría de las presunciones en las que se basa la acusación fueron desvirtuadas, que no se sabe nada del cuchillo empleado (solo la declaración del empleado de la gasolinera) y que una de las pruebas utilizadas ha sido obtenido ilícitamente, no tengo todas conmigo. Eso sí, llamadme inocente, pero lo que me dejó un poco descolocado es la fraudulenta (quiero ser suave) actuación de los Mossos d'Esquadra. Ah, y que ninguno quiera ver segundas intenciones, en este caso fueron los Mossos d'Esquadra, pero si hubiera sido la Policía Local o la Nacional, también lo habría contado.

16 comentarios:

  1. Sí, vale de acuerdo pero en tu anterior entrada sobre el caso del atraco a la gasolinera tú comentas, y te copio y pego :

    ...que había atracado una gasolinera utilizando un cuchillo de cocina y tapándose media cara con una braga (no la prenda íntima femenina, sino un "tapabocas" como la calificó el Juez).
    ...las negritas es cosecha mía, Pater.

    ...y ahora nos cuentas:

    ¿y luego le mostró unas cuantas fotografías a ver si reconocía al acusado?". "Sí", volvió a contestar. De reojo, como quien no quiere la cosa, miré a la Juez y ésta a mí.

    ¿me podrías explicar si el cambio de juez a la juez tiene algo que ver en el proceso?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy sencillo, tomae. La anterior entrada versaba sobre la guardia, es decir, lo que allí relato sucedió en el Juzgado de Instrucción en funciones de guardia, cuyo titular es un Juez.

      La entrada de hoy trata sobre el juicio (juicio rápido, de ahí el poco tiempo transcurrido) de ese tema, que se celebró en el Juzgado de lo Penal nº X, cuya titular es una Jueza.

      Creo que nunca había contestado tan rápidamente un comentario ("comentario rápido", jejeje), aunque la ocasión lo merecía.

      Muy observador

      Eliminar
  2. Ya nos dirás cómo acaba la historia.

    ResponderEliminar
  3. Parece una peli Pater... eres genial eh...

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que los Mossos ahn de bajar del pedestal en que ellos mismos se han instalado y ser más humildes ... opinión absolutamente personal.

    Lo que se pena en los robos violentos no es la cantidad robada, sino el peligro evidente para la vida e integridad de las víctimas. Si uno lleva un arma la puede usar ... no, no me parece excesiva. Otra cosa es que la prueba sea frágil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extrañaría que fuera lo que dices de los Ossos.

      Totalmente de acuerdo en lo que respecta a la pena solicitada por el M. Fiscal. Está claro que no he sabido expicarme.

      Eliminar
  5. Actuaciones como estas son las que tiran abajo que delincuentes reincidentes entren en la carcel.
    Aunque luego entran y salen al poco tiempo.
    Y me he puesto a pensar:
    Pater, si piden cinco años por doscientos euros de robo y ser reincidente....
    Cuantos milenios le deberían caer a más de uno que se dedica a la política ó a las finanzas en este país?
    Que pena.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he conseguido explicarlo bien. La pena de 5 años es por la "utilización" de objeto peligroso, disfraz y reincidencia. Si es que o tenía todo!.

      Eliminar
  6. Estoy dividida sobre qué contestarte. Por una parte no me parece bien que la policía haga trampas. Por otra, no me gustaría que un atracador a mano armada reincidente saliera a la calle de nuevo. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Parece el sumario del 11 de marzo, Páterfamilias. Sólo falta la fiscalía diciendo que da igual que se usara un cuchillo o la pistola, que lo importante es castigar a alguien y que mejore la estadística de la eficia policial.

    A ver si tienes suerte y ganas el caso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, igual, igual ...;-)

      Gracias, así ha sido

      Eliminar
  8. Creía que había dejado un comentario. Pero eso no es lo peor... Lo peor es que no me acuerdo de qué puse...

    Mmmmm, creo que era algo relativo a que a mí estas cosas me asustan mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te asustespor estas cosas ... ni por olvidar lo que habías puesto ;-)

      Eliminar

Recuerda que es un blog para todos los públicos. Si vas a dejar tu comentario, procura que no sea ofensivo ni de mal gusto, así como que sea respetuoso con las opiniones de los demás. Muchas gracias