viernes, 24 de febrero de 2012

Ma. y P. citados por la Policía

Esta mañana he acompañado a Ma. y P. a la Comisaría de Policía, ya que habían sido citados a las 9:15 h. A. me había dejado todo preparado.

Hemos llegado un cuarto de hora antes por si era necesario preparar alguna cosa de última hora. Cuando llevábamos poco tiempo esperando, he acudido al mostrador de Información y he comunicado que ya estábamos allí. Nos han pedido que nos sentáramos, que ya nos avisarían. Enseguida un policía nos ha llamado. Ma. y P. se han sentado en unas sillas frente al policía. Una mesa, un ordenador y su teclado entre ellos. Nos saluda y mirándome a mí (el padre de las criaturas, representante legal y responsable de los mismos) me pregunta si los he traído. Le contesto afirmativamente y a la vez le entrego el Libro de Familia, dos fotos de carnet de los niños y los documentos de identidad de los tres. A partir de ahí, como siempre: toma de huellas dactilares del dedo índice de ambas manos y pago de 50 € (25 € cada uno). El resultado final, satisfactorio. Sus pasaportes han quedado muy bonitos.

Como Ma. se irá en julio a Colombia (su padrino, Primogénito, la ha invitado) necesitaba este documento y aprovechando la circunstancia, lo hemos sacado para P., que si todo va bien, en julio se irá a Francia a casa de una familia de Vichy.

Hacía tiempo que no iba a una Comisaría, pero me ha sorprendido que atrás queda esa lúgubre imagen que de ellas tenía. También es verdad que en mis primeros años de ejercicio, cuando estaba de guardia para atender a detenidos por este Cuerpo de Seguridad del Estado, visitaba otras estancias para atender a mi atribulado (o no) cliente. Era entrar allí y trasladarte automáticamente a años 70. Las dependencias policiales y el agente que tomaba declaración eran lo más parecido al que salía en aquel anuncio de Voll-Damm en el que el denunciante al ver el percal (la impericia del policía ante la máquina de escribir), pedía una cerveza. Después me di de baja del Turno de Oficio y cuando volví hace unos años, esas guardias se hacen en las Comisarías de los Mossos d'Esquadra, quedando para el recuerdo la Comisarías de la Policía Nacional y las Casa-Cuartel de la Guardia Civil.

Volvemos hoy a vuestra ansiada sección de BSO, que no es otra que ... esperad un poco que ahora tengo que pensar cuál pongo, buscarla en youtube (que sea de buena calidad para que Sara M. no se mosquee) y colgarla ... Es el tema principal de la película "El último mohicano". El compositor es Randy Edelman, que para un tipo nada experto como yo, no sé quién es, ni sé si ha compuesto la música de alguna otra película. Ah, para los impacientes, lo bueno empieza a partir del 0:40". Ya sabéis, a mover el cursor.




12 comentarios:

  1. Cómo me gusta esta BSO!
    Y esta película!
    Y Daniel Day-Lewis en esta película!
    Y esa escena de amor con Madeleine Stowe!

    Ay, hoy me has puesto melodramática!
    Esta historia me acompañó a los 10-11 años y unos años después, cuando vi la película en plena adolescencia caí rendida a sus pies! Y en gran parte fue por la BSO!

    Gracias Pater!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, me alegro que, por fin, te guste una ;-)

      Eliminar
  2. Bueno, si tus hijos se me meten en líos, al menos estarán bien representados.:) Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era una broma, ya lo has visto. Simplemente les acompañé a sacarse el pasaporte.

      Eliminar
  3. ¡Vaya fama tengo! Que no hombre, que te perdono. Lo que pasa es que cada vez que yo busco algo en youtube tengo que dar varias vueltas, porque normalmente lo primero que sale no es precisamente lo mejor. Esta te tengo que decir que apenas la conozco. Aunque vaya como idea por delante que estoy viendo El Golpe...
    ¡Ay que ingenua que soy Dios mío! Cuando he leído citados en comisaría he pensado en, yo que sé, algún altercado con un alumno, amigo, vecino... cualquier cosa menos los pasaportes. Te has quedado conmigo totalmente. Que por cierto, no sé si te lo dije el otro día, pero ¡qué envidia! De no haber sido tus hijos e irme como se irán ellos. O de que no sean mis hijos a los que yo pueda mandar así de lejos. Cierto que todavía son más pequeños, pero esas cosas me las llevo planteando tiempo, y sinceramente, desde el punto de vista económico no le veo muy buen aspecto :(
    Bueno, ya nos irás contando.
    Gracias a todos por vuestras oraciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡"El golpe"!, una de las películas favoritas de mi hijo Mi.

      No, no eres ingenua, se trataba precisamente de eso, aunque no sé si lo he conseguido del todo.

      A mí también me dan cierta envidia, la verdad. Ya me habría gustado a mí tener esas oportunidades. Y van porque a Ma. su padrino le paga el viaje a Colombia y la estancia y P. porque es un intercambio, en agosto vendrá un hijo de esa familia con nosotros.

      Eliminar
  4. Pero qué susto me has dado hasta que has dicho lo del pasaporte!! Ya estaba yo con el corazón en un puño!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja, eso es lo que pretendía. Una maldad, si quieres ...

      Eliminar
  5. Otra que se une al susto y que empezaba a pensar... jejejejeje en qué lío se habrán metido estos buenos chicos??? jajajajajajajajaja.

    Al final lo del pasaporte es muy, pero que muy light!!! jajajajajaja.
    Mira, te podías haber llevado a los pequeños y de paso explicarles una de las cosas que haces en tu trabajo (en la estancia esa donde atiendes a tus atribulados), así iban entendiendo mejor tus quehaceres diarios... jejejeje.

    Envidia cochina que me dan tus hijos (bueno, que me darán en verano, cuando disfruten de sus vacaciones en casa ajena...) Ma. .... llévame contigo!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajaja

      Tienes razón, perdí una buena oportunidad de explicarles el trabajo de su padre.

      jajaja

      Eliminar
  6. ¿Las comisarías de los Mossos son más elegantes? Será por si tiene que ir algún político (a hacerse el pasaporte, quiero decir).

    Gracias a Dios, yo voy poco a las de Madrid, porque son bastante sórdidas. La última vez que renové el pasaporte me tocó una de un barrio fino, y aún así parecía sacada de los años 70.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son más nuevas las de los Mossos.

      Esa es la palabra: ¡sórdidas!

      Eliminar

Recuerda que es un blog para todos los públicos. Si vas a dejar tu comentario, procura que no sea ofensivo ni de mal gusto, así como que sea respetuoso con las opiniones de los demás. Muchas gracias