lunes, 26 de marzo de 2012

Cuando pasé de patán senior

Os debía una entrada sobre el resultado de mi último campamento, entrada que no responderá en absoluto a las expectativas creadas. Y no lo hará porque estas expectativas eran muy elevadas y, sobre todo, porque su desenlace no dependía de mí en buena medida. Vamos, que todos/as estáis esperando que os cuente qué pasó con el patán-senior en nuestro reencuentro tras el affaire entre Q. y patán jr.

Llegué yo al campamento el viernes por la mañana y me encontré a Q. haciendo deporte con unas zapatillas de deporte del pie derecho. No sé si se entiende, quiero decir que ambas eran del pie derecho. Evidentemente se trataba de un error del propio Q. al hacerse la maleta.

El jueves estaba previsto hacer una excursión y aunque diluvió, no se modificó el plan (ya sabéis, es aquello de "aquí dice excursión, pues hacemos excursión") y llegaron todos -niños y los padres que ya estaban allí- empapados y llenos de barro. A partir de ahí Q. se pasó el campamento con botas de agua. Sí, yo también me pregunto por qué no usó las botas el día de la excursión y el otro calzado para el resto de los días. La respuesta es sencilla: la excursión se hizo saliendo del colegio, sin pasar por el lugar reservado para hacer el campamento, por lo que las botas de agua estaban en la maleta, que a su vez estaba en el maletero del autocar.

Ah, lo de las zapatillas de deporte le marcó tanto que no quiso ponérselas más a no ser que fuera del todo imprescindible, como para hacer deporte. 

Decía que yo llegué el viernes por la mañana, topándome con este paisaje cuando me encontraba a pocos kilómetros de mi destino:


Las precipitaciones de los días anteriores habían sido en forma de nieve cerca de esa zona.

Después de localizar las instalaciones (me contaron que no fui el único que se perdió, sino que lo hicieron todos los padres, lo que da una idea de lo inhóspito y apartado del lugar), dejé mi maleta en la habitación que me asignaron (compartida con otros 3 padres) y comprobé que patán senior no había llegado. Si no recuerdo mal no lo hizo hasta poco antes de comer y recuerdo el momento porque nos encontrábamos un grupo de padres charlando cuando él apareció. Saludó a todos ... ¡menos a mí! Sin embargo, después de comer, estando yo con otro padre, me saludó como si hasta entonces no me hubiera visto con un "Què tal, senyor?", que no creo que precise traducción, contestándole con un lacónico "Bé, gràcies". Después le vi charlando con el profesor de nuestra clase durante largo tiempo.

Como en anteriores ocasiones, me pidieron que me ocupara de cobrar a los padres el campamento (el importe correspondiente a los niños ya se ha pagado con anterioridad en el colegio), facilitándome para ello un listado con los nombres de los padres de mi clase y el importe que debía pagar cada uno en atención a los días de estancia que días antes habían confirmado en el colegio. Normalmente la mayoría de los padres viene a pagarme, pero siempre hay algún remolón al que hay que perseguir. El viernes por la noche estaba a punto de acabar mi encargo cuando me encontré a patán senior junto con otros dos padres que, casualmente, ninguno de los tres había pagado aún. Aproveché el momento para acercarme y decirles que estaba a punto de cerrar el tema, pero me faltaban ellos. Los otros dos me pagaron, pero él no, él me preguntó cuánto era y se "sorprendió" del importe, así como discrepar del que le había dicho a otro de los que con él estaba. Estuve a punto de saltar, pero como había otros padres, me limité a decirle que si tenía alguna queja o reclamación lo hiciera en el colegio o que si no me quería pagar, que hiciera lo que quisiera. Al día siguiente me pagó.

Como veis, no ha pasado nada destacable. Bueno sí, el último día, en la entrega de premios (todos los niños reciben el mismo regalo) suele premiarse a un padre de cada clase que haya destacado por su dedicación. Se anunció el nombre del padre del A, el del B, el del C y cuando llegó la nuestra, el D, el profesor encargado de curso dijo "El premio es para ... patán senior" Se me nos quedó cara de tonto a unos cuantos, pues no solo no llegó al principio del campamento, sino que ni siquiera destacó por su colaboración. Yo lo entendí como un intento absurdo del profesor de ganárselo. Sin comentarios.

En atención a Sara M., la foto que encabeza la entrada es de los niños de la clase de Q. Él es el más guapo y el que sale a la derecha de pie y es un poco (solo un poco) más alto que los demás, es el profesor.

Me olvidaba, a patán junior casi ni le he visto.


24 comentarios:

  1. Cómo? Que no te dieron el premio al mejor padre a ti y EN CI MA se lo dieron a patán senior?

    No me lo puedo creer! La vida es tan injusta...

    Patán senior (que no senyor) tiene pinta de lo que es... un auténtico cabeza de chorlito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M&M, yo no lo merecía, pero patán senior menos

      Eliminar
  2. Madre... yo diría más, diría que es un auténticco gili******, pero Pater no nos deja decir palabrotas.

    Bufff, me decepciona tremendamente el profe, otro patán senior, hombre!!, no me digas, darle el premio al tío ese!!.
    Nos diste muy poca chicha, Pater, pero bueno, veo que estuviste contenido. Muy bien. Yo no sabría.

    Por cierto, Sara M., hoy está chupao saber quién es Q. El que tiene un brazo roto!!!!... jajajajaja.
    El más guapo, por supuesto. Para mi Sara le va algo mayor, pero no pasa nada, no me importa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que darle más importancia a eso (lo digo en serio, no es falsa modestia), simplemente sorprendió a más de uno. Y si sirve para que cambie un poco, bienvenido sea

      Eliminar
    2. Ah, por cierto, a Q. ya le quitaron el yeso

      Eliminar
  3. Sara M. está centrada escribiendo para su nuevo blog... jjjj

    ResponderEliminar
  4. Sara M. Está centrada, pero no en su blog, sino en una foto indigna de haber salido de un iPhone, intentando encontrar algún resto de braZo roto a conjunto con el pelo de la foto/ muestra de dicho brazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues está fácil. Fíjate en qué brazo está la rotura y fíjate los críos que enseñan ambos miembros. Esos los descartas.

      Eliminar
    2. Dame tiempo Leles, dame tiempo... Es que hoy he tenido un día muy ajetreado y estoy descansando con el iPad. Pero, ¡mañana será otro día!

      Eliminar
    3. Si no me fallan las cuentas, creo que puedes descartan a 10 niños a los que se le ven los dos brazos y a un profesor. Ahora de los niños que te quedan, busca al guapito con el brazo derecho escayolado. A poder ser que se parezca al de la foto y a poder ser que también se parezca a alguno de la foto del anterior campamento (de los niños rubios y guapos con cara de habérselo pasado genial que estaban al sol). Pues sí, el que te queda es Q.

      Y te lo digo yo, que no lo conozco de nada y parece que lo viera todos los días...jajajajajaja

      Eliminar
    4. Persecución comentaristablogueril 1. Comienza la saga, jajaja.

      Eliminar
    5. Que no, que no. Que ya no lleva el brazo escayolado

      Eliminar
    6. sí, sí... tú estás jugando al despiste...

      Eliminar
  5. Y esto es un co****, porque si me equivoco al escribir algo, tengo que editarlo en vista previa, y solo acepta una corrección por vista...
    Muy cutre lo del padre destacado. ¿Les da "miedo" en el cole? ¿O es que sus donativos son demasiado generosos? En cualquier caso, muy mal. Yo estaba esperando que nos dijeses que habías sido tú. Aunque en ese caso, igual ni lo habrías mencionado.
    Lo de hacerse el loco para pagar, dice mucho de él. Y lo de dedicarme la foto dice mucho de tí. ¡Maloooooooo!, jajaja.

    ResponderEliminar
  6. No pensaba hacerlo, pero un padre colgó esta foto en facebook y me acordé de ti. Jajajaja

    ResponderEliminar
  7. No entiendo por qué los profesores suelen hacer la vista gorda con los que molestan. Pero tú estuviste muy bien. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que es un intento de pacificar la situación y, por qué no, de que no se le complique el final de curso

      Eliminar
  8. Bueno, Páterfamilias, lo más destacable es que no haya habido nada destacable: un buen ejemplo de convivencia y de saber estar, más allá de los incidentes que nos contaste.

    Qué trabajador, hasta cuando estás de vacaciones.

    ResponderEliminar
  9. Estás de vacaciones????
    Y nos tienes así????

    Sin decir ni mu!!!!!?????

    Pffff

    ResponderEliminar

Recuerda que es un blog para todos los públicos. Si vas a dejar tu comentario, procura que no sea ofensivo ni de mal gusto, así como que sea respetuoso con las opiniones de los demás. Muchas gracias