martes, 10 de abril de 2012

Cuando los niños están nerviosos

Ayer llegaron, como os dije, diferentes Monas de Pascua de diferentes padrinos para sus diferentes ahijados. Todas ellas eran diferentes, pero con varios elementos comunes. Entre ellos, los famosos "huevos de Pascua", esos huevos de chocolate que o bien ya son la Mona en sí o, en otros casos, la adornan.

A S., por ejemplo, su madrina le regaló un huevo de Pascua gigante y eso era más que suficiente. En la de JP, en cambio, había algunos huevos de chocolate complementando la ya de por sí espectacular Mona.

Imagino que como consecuencia de la excitación los niños estaban especialmente moviditos y yo, como consecuencia de su excitación, especialmente nervioso.

Yo entiendo la situación: esos kilos de chocolate en sus más variadas formas llegando a casa, algunas acompañadas de pasteles, como un regalo de sus padrinos hace que un niño se ponga como una moto y no pare de correr arriba y abajo y de "contemplar" constantemente esas Monas. Y también sabemos que un niño mira las coas no solo con los ojos, sino también con las manos, como si tuviera ojos en los dedos.

Con estos antecedentes podéis imaginaros a unos cuantos niños gritando y corriendo alrededor de una mesa en la que había varias Monas de chocolate y, de vez en cuando (muy a menudo, no nos engañemos), tocándolas. Al final, no pude más y antes de que se fueran a casa de sus abuelos a felicitar a mi suegra por su cumpleaños, se me escapó un sonoro "¡¡¿Podéis dejar de tocar los huevos?!!" ... de Pascua, claro, pero ya era tarde.

Alguien preguntaba cuánto duran esas Monas en casa. Aquí tenéis una muestra para haceros una idea:













Se trata de una de las Monas que sacamos como postre y lo que quedó tras la primera ronda (después repitieron unos cuantos y se redujo aún más)

15 comentarios:

  1. ¡Quiero saber los comentarios! Porque los mayores está claro que lo "entendieron" y seguramente se callaran. Los pequeños no pillaron nada y si alguien dijo algo, se le quedó la cara a cuadros. Pero los del medio... a esos me habría gustado verlos, muertos de risa pensando en lo que se le había escapado a su padre ;)
    Oye, que si ves que te van a sobrar muchas monas, pues que ya nos damos una vuelta por ahí y os ayudamos. Y si hay que "merendarse" algún escudo del Barça, pues todo sea por los amigos.
    M&M, Leles, Carmen, etc, ¿os unís?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo los del barça me los papo todos!!!! jajaja. Venga Pater, una rondita de chocolate!.
      La anécdota de los huevos muy buena, pero ahora que estamos en familia y nadie nos oye... eso lo decías en el sentido que todos pensamos... jajaja

      Eliminar
    2. Yo los del barça me los papo todos!!!! jajaja. Venga Pater, una rondita de chocolate!.
      La anécdota de los huevos muy buena, pero ahora que estamos en familia y nadie nos oye... eso lo decías en el sentido que todos pensamos... jajaja

      Eliminar
    3. Bueno, lo cierto es que apenas lo oyeron y los que lo hicieron, actuaron como si no.

      No creo que sobren, pero aunque así fuera, tampoco sé dónde habría que enviarla ;-)

      Eliminar
    4. Queda claro, los del Barça te los papas todos. ;-)

      Bueeeeenoooo, tenía ese doble sentido ...

      Eliminar
  2. Yo me uno, que ahora necesito muuuuucho chocolate jejeje se me antoja a todas horas. Que envidia de monas, aunque por aqui no se lleva eso.. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí tampoco se lleva, pero nos adaptamos fenomenal a cualquier tradición, sobretodo habiendo chocolate de por medio

      Eliminar
    2. Y ai es sin fondant, y no hay que hacerlo, ya ni te cuento ;)

      Eliminar
    3. Bueno, Merengaza, ya sabes lo que te toca. O te vienes a vivir aquí, o lo haces solo en esta época.

      jajajajaja, Leles, te apuntas aun bombardeo.

      Sara M., otra que tal baila.

      Eliminar
  3. yo me copio lo que dicen las chicas: aquí no es tradición, pero habiendo chocolate y dulce de por medio, me adapto velozmente... qué buen comentario, si yo lo dijera en mi tierra tampoco sonaría a nada. Mira que hablamos el mismo idioma...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué rápido os adaptáis a otras tradiciones, eh!! ;-)

      Eliminar
  4. Yo también me pondría nerviosa con tanto dulce. Qué envidia. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero no creo que como ellos (no me asustes) ;-)

      Eliminar
  5. :)
    Está bien la frase que te salió ... era natural ;)

    ResponderEliminar

Recuerda que es un blog para todos los públicos. Si vas a dejar tu comentario, procura que no sea ofensivo ni de mal gusto, así como que sea respetuoso con las opiniones de los demás. Muchas gracias