miércoles, 21 de septiembre de 2011

Sobre mí

Todos hemos oído en más de una ocasión que uno no puede ser juez de sí mismo. Corre el riesgo de ser muy duro o muy blando en sus apreciaciones y difícilmente será ecuánime en su valoración.

Pues bien, ayer pude ser testigo (y conejillo de indias) de la gran verdad que encierra esto. Al llegar a casa después del trabajo, se me acercó Q. (9 años) y me preguntó si quería que me leyera la descripción que había escrito. En el colegio le habían puesto como deberes aquel típico ejercicio consistente en describir a alguien o a algo y el niño no tuvo mejor idea que describir a su padre. Allá van unas cuantas frases (algunas textuales otras muy aproximadas) que aparecían en su escrito:

- "Es moreno de cara y tiene los ojos azules". Me hizo gracia eso de "moreno de cara" (os puedo asegurar que no solo es de cara). Si uno lee hasta aquí (quizá es lo que tendría que haber hecho) puede pensar que soy beduino o modelo o actor.

Con este subidón esbocé una sonrisa y seguí leyendo el trabajo de Q.

 - "Tiene una nariz muy grande y alargada". ¡Vaya, esto empieza a torcerse!, Con lo que bien que habíamos empezado, qué ganas de estropearlo, ¿no?. Era consciente de que mi nariz no es perfecta, pero nunca creí que podía parecerse a un pepino.

- "Tiene un grano en la frente que nunca se va". Me ha salido observador el niño, pensé. Después caí en la cuenta que "ese grano que nunca se va" se ve más de lo que yo creía.

- "Es bastante calvo". Al llegar aquí estuve a punto de no seguir leyendo. Tengo la frente despejada, pero nunca creí que uno de mis rasgos descriptivos fuera ése. Por las mañanas, cuando me veo veía en el espejo, pensaba que todavía podía ser peor. Es cierto también que después de ver una foto que me hizo Je. en nuestra reciente visita a Port Aventura montado en el Furius Baco, vi que mi coronilla empieza a clarear (claro, como nunca la puedo ver). Desde hoy, me veo de otra manera al afeitarme.

Supongo que esa sonrisa con la que empecé pasó a ser un tanto bobalicona, vamos que debía tener una cara de tonto que ... ¿Había que seguir leyendo? Claro, Q. estaba pegado a mí y estaba impaciente por conocer mi opinión acerca de su descripción.

- "Es abogado, pero no sé muy bien qué hace. A veces hace guardia o se queda en el despacho". ¡Dios mío, tengo un grave problema!. ¡¿Cómo puede ser que diga que no sé qué hago?! Creía que por lo menos, influenciado por alguna película, pensaría que su padre era una especie de héroe que se dedicaba a defender a los desheredados de la Tierra. Pues no, el niño no sabe qué hace su padre. 

- "Es alto y un poco flaco". Bueno, no es que sea un ejemplo de redacción, pero me parece entender que no me tiene por un gnomo. Algo es algo. Lo mejor fue que, al llegar a esta frase, Mi. -que se acababa de incorporar- dijo "En vez de alto y flaco tendrías que haber puesto esbelto". Casi me cae una lágrima. Mi. -me dije para mis adentros- tú si que sabes. Te mejoraré en la herencia.

- "Siempre va elegante". ¿Cómo? Seguro que no he leído bien, al niño se le ha escapado un piropo. Aunque sea sin querer, también vale, ¿no?.

- "El fin de semana viste pantalones amarillentos con jersey y polo". Vamos a ver, niño. El color "amarillento" se llama beige. Eso para empezar. Y lo de llevar polo y jersey, como que no. O llevo polo o llevo jersey (normalmente cuando hace fresco y con una camisa debajo).

- "Aunque no me castigue mucho, pienso que es el mejor padre del mundo". Tal como está redactado me queda la duda de si quería decir que le castigo mucho (por aquello del "aunque") o que no le castigo nada, pero bueno eso es una minucia. Lo mejor de todo es eso de "pienso que es el mejor padre del mundo". Después de los "palos" recibidos, nada mejor que acabar su trabajo con esta frase. Gracias Q., aunque me veas como al jorobado de Notre Dame, por lo menos crees que soy el mejor padre del mundo. Ha merecido la pena seguir leyendo hasta el final. Snif.

Suerte que su profesor es el mismo del curso pasado y me conoce de las tutorías. Si no fuera así, estoy convencido que nos pondría una nota en la agenda de Q. solicitándonos urgentemente una tutoría como excusa para poder "ver al monstruo".

Pues eso, que para saber cómo es uno mismo, no hay nada mejor que pedirle a un hijo (mejor que no haya llegado a la adolescencia) que te describa. Te vas a enterar.






13 comentarios:

  1. Buffff, prefiero que no me describan... jajajajaja.
    Pues yo que no te conozco en persona no te imagino como al jorobado de Notre Dame... jajajaja. Eres esbelto, moreno y de ojos azules, y, un buen padre. Quédate con eso... jajajajaja, aunque tu hijo no tenga muy claro qué es lo que haces elegante todos los días de semana.
    Me gustaría leer la redacción que le haría a A.
    Biquiños

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, el niño desde luego se las trae... Mi hijo de 8 años, se pasa el día diciéndome piropos. Esta misma mañana me había dejado en la mesa de noche, un dibujo sorpresa, envuelto y todo, "para la persona más especial y la que más quiero de la familia", con una nota detrás (gracias por todo lo que has hecho por mí, decía). Vamos, que es un pelotillero/cursi de cuidado; pero no estoy muy segura de querer una descripción suya, porque sincero también es un rato, y aunque sea la mejor madre del mundo, la parte física de la descripción me puede dejar K.O. total. En cuanto a la otra, que está en plena pre-adolescencia, pues... habría que buscar el momento. Porque como se lo diga mientras está pensando, por ejemplo, que qué mala madre soy porque no la dejo tener móvil, vamos apañados...
    Un saludo, Pater. Y enhorabuena, que has salido bien parado de la descripción ;)

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja, Sara M. (con permiso del Pater)... tu hijo te está preparando para pedirte el favor del año... al tiempo!!!.

    Cuando mis "delincuentes" sepan hacer esas cosas, se me caerá la baba (aún a sabiendas de que son unos pelotilleros, cursis y demás pamplinadas... jajaja).

    ResponderEliminar
  4. A pesar de todo me parece que mejora la especie... Todavia me acuerdo de cuando su padre (el de Q) describia en un examen la "Columna Vertebral".
    "Es recta pero con bultos..."

    ResponderEliminar
  5. Qué bueno. Me he reído un montón. Si te sirve de consuelo yo también tengo la nariz grande.:)

    ResponderEliminar
  6. Leles (con permiso, Pater): pobre mío, cada vez que me "adula" de forma exagerada, se lo digo, "eres un pelotillero", y me dice "que no mamá, si es que es verdad, te lo prometo...". La verdad es que hasta ahora no me ha pedido nada a cambio, y yo ya he tenido que dejar de decirle eso, porque el pobre me lo dice tan serio que si le contesto hasta se pone triste. Así que no me queda más remedio ¡ A APROVECHARME ! (qué mal lo voy a pasar cuando una menganita pretenda arrancarlo de mis faldas ;)).

    ResponderEliminar
  7. Leles, estoy convencido que la descripción sobre A. sería mucho más benévola (que es lo mismo que decir realista, pero bueno). Al igual que Sara M. no hace falta que me pidáis permiso para hablar de lo que queráis.

    Sara M., bien parado al final (y lo agradezco) pero, la verdad, viendo los derroteros que llevaba había perdido toda esperanza.

    No creo que tu hijo quiera pedirte nada. Hay gente que tiene suerte y ya está. Además, como decía antes, el trato con la madre siempre es distinto (al menos durante los primeros 12 ó 13 años)

    Primogénito, no estaba analizando la redacción de Q., sino lo que dista la imagen que de mí mismo tenía y la que la gente (o al menos él) tiene de mí.

    Ahora que sacas el tema, eso fue una respuesta a un examen que no había estudiado nada cuando cursaba 6º de EGB. Cuando preguntaba qué y cómo era la columna vertebral, empecé a palparla (¡por lo menos sabía dónde estaba!) y la describí. Todavía recuerdo la frase de Progenitor cuando llegó la nota a casa: "¿Recta pero con bultos?. Bultos los que te voy a sacar yo a ti como no estudies"

    Susana, gracias por la solidaridad.

    ResponderEliminar
  8. Q es un auténtico crack. Mira que decir "Es abogado, pero no sé muy bien qué hace." jajajaj,
    un crack ese niño.

    ResponderEliminar
  9. Genial! (haz una fotocopia y guárdala)

    ResponderEliminar
  10. No sales tan mal parado, Pater. Si le quitas la descripción de la nariz, el bulto, la calvicie, los pantalones amarillentos, que el pobrón no sabe muy bien a qué te dedicas( es bueníssssimo)... pues oye, un retrato robot bastante aceptable. Esta criatura es una delicia... Me uno a la propuesta de Marta. Verás tú cuando le enseñes la redacción dentro de unos años...

    Un saludo para ti y para tu crack.

    ResponderEliminar
  11. Yo estoy con Marta, guarda esta descripción y así la podréis comentar años más tarde, cuando llegue a la adolescencia, je,je, je ese temido período donde a los progenitores ya no se les ve con tan buenos ojos ;)
    Esbelto, moreno y ojos azules... suena interesante, Pater.

    ResponderEliminar
  12. Sí Bate, un crack ;-)

    Buena idea Marta eso de fotocopiarla y guardarla ... y leerla cuando ya sea totalmente calvo (y no bastante como ahora).

    Sunsi, la verdad es que Q. tiene cada cosa. Me ha hecho mucha gracia eso que dices de "si le quitas ... y ... y ... y ... y ... no quedas tan mal parado"

    Meloenv..., igual que no hay que fiarse mucho de unas cosas, tampoco de otras ;-)

    ResponderEliminar
  13. Bueno, en conjunto sales bien parado, pero a ver si te arreglas lo del grano ....;)

    ResponderEliminar

Recuerda que es un blog para todos los públicos. Si vas a dejar tu comentario, procura que no sea ofensivo ni de mal gusto, así como que sea respetuoso con las opiniones de los demás. Muchas gracias